11

7.6K 763 221
                                    

Anna Collins Pov.

Me despierto al escuchar ladrar a Sansón... Al parecer me cansé de tanto llorar anoche y me quedé dormida, siento mi cara toda pegajosa por las lágrimas que se secaron, me levanto despacio y miro el reloj, son las ocho de la mañana, voy hacia la puerta para ver si está abierta, me sorprende ver que si lo está.

Voy a mi closet por algo de ropa, mi cepillo de dientes y una toalla, salgo despacio para ir la baño pero logro verlo... ¿Qué carajos lleva puesto? Es como si estuviera disfrazado de payaso, o un mago... tal vez un mago payaso o algo así.

Entro al baño y me doy una ducha de diez minutos, al salir voy directo a la cocina por algo para desayunar, no como nada desde la tarde de ayer así que muero de hambre, reviso lo que hay en el refrigerador, creo que unos panqueques con plátano no viene nada mal.

.......

Termino de desayunar y voy a lavar todo lo que utilicé para hacer los panqueques, no soy una chef profesional pero al menos son comestibles y no saben mal, eso ya es algo.

-Buenos días -doy vuelta y veo a Max.

-Buenos días -digo secando mis manos con un trapo.

-Mi hermano dijo que tenía cosas que hacer hace rato -dice- me dejó dinero para que vayamos de compras hoy.

-¿De compras?

-Si, cosas para la casa, ya sabes -asiento.

Bien, esto si que es raro. Está tratando algo, estoy totalmente segura.

-Voy a desayunar y a ducharme -dice- después de eso nos vamos ¿Tú ya comiste algo? -vuelvo a asentir- bien.

Después de que Max comiera y se alistara salimos de la casa, tardaríamos como una hora como máximo en comprar todas las cosas necesarias, aparte de que la tienda queda lejos, casi dos horas. Él no nos quiere en casa ¿Por qué no?

Al llegar al lugar entramos y voy por un carrito para poner las cosas, em todo momento tengo en la cabeza lo que vi esta mañana... me hago una idea de que podría ser pero me niego a aceptarlo, me da miedo siquiera pensar en que... ya Anna, deja de pensar en eso.

Al terminar las compras ponemos todo en el auto y volvemos a casa, en el camino Max dice cualquier cosa estúpida que yo trato de ignorar pero que no se note que lo hago. Al llegar a la casa me ayuda a llevar las cosas a dentro.

-Listo -digo.

-Oye, crees que podrías guardar todo esto? Tengo unas cuantas cosas del trabajo que debo atender -dice.

-¿Cosas de trabajo, en fin de semana, un momento... ya tienes trabajo? -cuestiono- si seguro.

-Bien -dice y algo cae de sus bolsillos, son llaves, él ve que las estoy viendo- ah que tonto, solo son copias de las llaves, las tengo por si se pierden -dice a lo que asiento- bueno, hasta después.

-Hasta después -digo y empiezo a sacar las cosas de las bolsas para acomodarlas.

.....

Ya es de noche, pasé todo el día en mi habitación realizando las tareas que habían dejado en la semana y ordenando un poco la casa, lo que hace el aburrimiento.

Escucho la puerta principal abrirse, tal vez sea Max, o tal vez sea él... de cualquier forma salgo a la sala a ver y no es la puerta principal la que se abrió... es la del sótano, es él.

-¿Qué te pasó ahí? -señalo mi ojo izquierdo haciendo referencia al suyo que tiene un moretón ligeramente visible.

-Solo me golpeé con la puerta, nada importante -dice, si claro, y yo soy Marilyn Monroe.

¿Qué demonios le pasa, cree que soy estúpida?

O sea si soy, pero en situaciones como esta no.

-Ohh ya -digo haciendome la tonta- voy por hielo.

Él va y se sienta en la sala mientras que yo voy por el hielo y regreso con él para dárselo.

-Ten pontelo -digo.

-Gracias mi niña -dice- ya, ve a tu habitación.

Asiento y voy, pero antes de entrar a la mía me dirijo a la de Max... sé que va cerrar la puerta con seguro y Max tiene copias de las llaves, si mal no recuerdo las guardó en su abrigo esta mañana, despacio entro a la habitación y busco el abrigo atrás de la puerta.

-Bingo -digo al encontrar las llaves, al salir el la habitación voy rápido a la mía y lo veo sentado en mi cama, al verlo toda yo se congela.

-¿Y bien? -dice levantándose.

-Escuché ruidos, y fui a ver, creo que entró un gato -digo.

-Así que un gato.

-Si, pero lo más seguro es que haya visto a Sansón y quizá huyó -digo.

-Si, probablemente -dice y viene hacia la puerta, lo que ocasiona que yo me aparte- Buenas noches.

-Buenas noches para ti también -digo, cierra la puerta como lo supuse con seguro, sonrió victoriosa mientras saco las llaves- ahora si veré lo que tramas, maldito psicópata...

.....

Son las tres am, me quedé despierta para esperar a que todos estén dormidos, tomo las llaves y me levanto de la cama para dirigirme a la puerta, pruebo la primera llave y nada, lo mismo con la segunda y la tercera... solo me quedan tres llaves y me estoy empezando a frustrar.

Suspiro rogando al universo que al menos por una vez esté de mi lado y me de algo de suerte, pruebo la ante penúltima llaves y gracias al cielo esta si es.

Doy un bajo chillido de alegría, no recuerdo cuando fue la última vez que hice eso, pero en fin, abro la puerta lo más despacio posible y voy a la del sótano... todo está vacío y algo oscuro a excepción de una que otra lámpara encendida, camino con muchísimo cuidado hacia el sótano, está cerrado... pruebo todas y cada una de las llaves pero ninguna funciona, mierda.

Suspiro pesado y miro a todos lados, parece que esta vez el universo si está de mi lado, veo unas llaves sobre la mesa y voy por ellas, pruebo todas y cada una, la última abre la puerta, abajo no hay más que una larga escalera y oscuridad.

Estoy en un debate conmigo misma sobre si bajar o no... me da miedo, pero vamos, no es momento de ser una estúpida cobarde. Mi hermano me diría que no actúe como una marica, además de que ya arriesgué mucho para llegar hasta aquí.

Al final decido bajar, los escalones hacen algo de ruido por lo que trato de bajar lo más despacio posible, al llegar al final veo una puerta con un gran seguro, suspiro preparándome mentalmente para lo que sea que haya detrás de esa puerta y decido abrirla.

Al ver lo que hay adentro se me acelera el corazón, entro al lugar por completo, es oscuro y frío... tiene un colchón, y en el una... una persona... mi corazón se acelera más y me empieza a faltar el aire...

No no no no... mierda...

-Robin...

𝐿𝑎 𝐶ℎ𝑖𝑐𝑎 𝐷𝑒 𝐿𝑎 𝑃𝑎𝑡𝑖𝑛𝑒𝑡𝑎 ᵗʰᵉ ᵇˡᵃᶜᵏ ᵖʰᵒⁿᵉDonde viven las historias. Descúbrelo ahora