Los Kent vs los Wayne: El amanecer de la Venganza

4.2K 516 319
                                    

Tres veces tocaron el timbre.

Clark se adelantó a abrir, tenía que enfrentar esto como el adulto que era. Suspiró profundo y plantó una sonrisa en su rostro.

—¡Qué tal, Bruce!

—¿Bruce? —cuestionó el mayor de ellos.

Afuera estaban los tres chicos: Richard, Jason y Tim.

—Venimos por nuestro hermano —dijo Jason, quien sostenía entre las manos una palanca que particularmente estaba ligeramente abollada— también me preguntaba si tuvieran una como esta —completó acariciando el acero como si se tratara de un animal salvaje en reposo —puesto que tuvimos un percance en carretera y ya sabes... nunca está de más una buena palanca... para todo tipo de situaciones.

Dick y Jason chocaron los puños apenas éste terminó de hablar.

—Bruce lamenta no haber podido venir a visitarlos —continuó Tim revisando su reciente manicura —se encuentra en una complicada reunión, creo que dijo que estarían discutiendo con el senador sobre la importancia de implementar mediadas que castiguen con severidad la negligencia y el abuso infantil... o algo así, la verdad no puse mucha atención; pero no vinimos a hablar de eso, ¿o si?

—Por supuesto que no —se adelantó a hablar Lane —¿les ofrezco un vaso de limonada o alguna soda?

—Un té está bien para mi —respondió Jason sentándose ampliamente en el sofá —¿té para ustedes, muchachos? —continuó volteando hacia ambos.

—Por supuesto —contestaron los Robins al unísono, con propiedad y alcurnia —un poco de té tampoco nos vendría mal, fueron muchas horas de camino.

—¿Tuvieron problemas para llegar? —preguntó Clark, sentándose frente a ellos, despistado y como si nada estuviera pasando.

—No mucho —respondió Dick siguiendo la corriente —solo tuvimos que preguntar a un par de personas por la Granja Kent, y algunas vacas se atravesaron en el camino.

Jason tomó la palabra.

—Yo le dije "hey, Dick, trata de no golpearla o si no se estropeará y no podremos asarla" pero él contestó "¿acaso estás loco? ¿acaso quieres arruinar la tapicería del auto con un cadáver?" entonces contrapuse, ¿para qué crees que guardamos tanto periódico en la cajuela, para leer las noticias? ¡por favor!"

Jason rió, como si aquello que había contado fuese el mejor chiste de la vida. Sus hermanos le hicieron segunda, pero no con el mismo entusiasmo.

—¿Así suelen ser de unidos siempre? —comentó Lois con una sonrisa nerviosa mientras servía las tasas de té y limonadas.

—Somos hermanos, nos apoyamos en todo —contestó Tim —si le hacen daño a uno, se meten con todos.

Clark tragó saliva.

—Es tan lindo que se quieran como verdaderos hermanos.

—Pero hablemos como las personas civilizadas que somos —intervino Dick dando un sobo a su taza de té y con el meñique levantado —¿dónde está Damian?

—La pregunta es, ¿dónde está mi computadora? —contrapuso Lois mientras endulzaba un poco su taza.

—Excelente pregunta, cariño —intervino Clark con la misma propiedad —¿dónde quedó tu computadora?, ¿tú sabes lo que ocurrió, Jon? —agregó girándose hacia el pequeño, quien lavando los trastes, pronto se dibujó sobre su cabeza un enorme signo de interrogación.

—Eh... ¿yo? —Jon se quitó el mandil y los guantes en ese instante. Su madre lo fulminó con la mirada a la espera de una respuesta. —¡Yo solo sé que no quiero ir envuelto entre los periódicos de los señores Wayne! —exclamó y salió corriendo despavorido hacia su habitación —¡Shazam AUXILIOOOOOO!

Has llegado al final de las partes publicadas.

⏰ Última actualización: Oct 13, 2021 ⏰

¡Añade esta historia a tu biblioteca para recibir notificaciones sobre nuevas partes!

Los cristales de la personalidad de DamianDonde viven las historias. Descúbrelo ahora