Capitulo 27 | No lastimes tu cuerpo |

2.4K 112 8

Uno, dos, tres cortes realmente profundos en mi muñeca, lo suficiente para sentir el dolor de mi brazo, y no el de mi corazón.

Metí mi ante brazo bajo la regadera, ardía, maldición. Termine de limpiar un poco la sangre y la cure cubriéndola con venda y un poco de desinfectante, no quería que nadie notara, incluso el, que caí tan bajo de cortarme por una tontería. Que en realidad para mi no era una tontería.

Salí del baño con un humor que realmente ni yo misma soporto, quería romper todo, no quería ver a nadie hasta dentro de diez mil años si era posible. Me recosté en la cama, tratando de dormir, pero no podía, mis mejillas ya estaban empapadas, y no podía sacar la imagen de Justin realmente enfurecido en mi cabeza. Que tan tonta fui al darme cuenta que solo quiere una cosa conmigo... Llevarme a la cama.

Todo ese papel de enamorado, el de "me gustas y nose porque", era todo una maldita mentira, y yo cayendo en sus putas redes. En mi cabeza no encajaban las piezas, mi ídolo, el que me salvo quien sabe cuantas veces, me trato como la mierda, me hizo sentir la persona menos querida en tan solo 1 semana. Una semana en la que logre sentir sus brazos alrededor mío, su respiración chocando en mi cuello en la mañana, y sus labios tocando los míos.

Cerre fuertemente mis ojos, largando un sollozo, no aguantaba esto, de mi mente no salia la idea de irme de aquí. Para empezar el colegio faltaba casi dos meses, que haría dos meses sin nadie acá, sinceramente, preferiría estar lejos de el, que a tan solo veinte pasos.

Me levanté lentamente de la cama y me dirigí al balcón, necesitaba tomar un poco de aire, aunque no podía porque no podía dejar de llorar, y que idiota que soy. Mire asía un costado y lo vi, estaba ahí sentado en el cordón de la vereda con los codos en la rodilla y la cabeza gacha.

Verlo asi, hacia que mi enojo desapareciera, me daban las ganas de ir y abrazarlo, pero el... El era malo conmigo, tal vez estaba equivocada, pero me dio suficientes razones para pensar sobre ello. Levanto su cabeza, y su mirada se cruzo con la mía, nos quedamos mirando uno al otro, pero tuve la fuerza de desviar mi mirada. Mire asía el frente y suspire.

Agache mi mirada tratando de que no notara el estado en el que me encontraba, y entre de nuevo a mi habitación. Me acosté nuevamente en mi cama, y tome mi teléfono, no entraba a las redes sociales desde hace unos dias.

Como siempre mi inicio era todo sobre Justin, mi boca cayo al suelo cuando vi que mis seguidores habían subido muchísimo, mis interacciones eran sobre que era "la chica de las fotos en la playa con Justin", había sido hace 2 dias. Una sonrisa se formo en mi cara al ver los comentarios.

"Buen gusto bieber"

"Realmente es hermosa, creo que es aceptada"

" J____ shipper bitches"

Habían muchísimos más asi, y obviamente no faltaban los insultos, pero no le tome importancia, estaba tan acostumbrada.

Seguí revisando el inicio, cuando vi que Justin había subido una foto a instagram "No lastimes tu cuerpo, que ganas con eso? Yo te quiero." su mensaje lo decía tan en general, que no podía sentir que me lo decía precisamente a mi. Solo le di like, y desconecte todo. Eran tan solo las seis de la tarde, y tenia muchísimo sueño, no me vendría nada mal una siesta.

<< —Su hija esta en estado vegetativo, la mitad de su cerebro esta dormido. —Le decía un hombre con bata blanca a mi padre. —Es muy probable que no despierte, pero hay una muy mínima posibilidad que si lo haga.

Mi padre se veía destruido, con lágrimas en sus ojos. —No la desconectare, pagaré todos los medicamentos si es posible, hasta que ella despierte, no me importa. —Le dijo al doctor y este asintió.

—Bueno iré a hacer los papeles, los dejare un tiempo a solas. —Sonrió débilmente, y salio por la puerta.

Mi padre me miro y se sentó junto a mi.

Tomo mi mano. —Discúlpame hija. —Sollozo. —Me arrepiento de no haberte prestado atención todos estos años. Beso eso lentamente mi frente.>>

Mi corazón latía rapidamente, me senté en la cama tocando mi pecho, trate de tranquilizar mi respiración. Había sido tan real, que carajo había sido eso? Me fije el reloj y marcaban las nueve de la noche, me levanté aun asustada por el sueño, y me dirigí a darme una ducha para despejarme de todo.

Todo va a estar bien [Justin Bieber y tu] ¡Lee esta historia GRATIS!