Capitulo 40 | No estoy para juegos |

1.8K 100 6

El sonido de mi teléfono, hizo sobresaltar a Chris haciendo que yo haga lo mismo, me separe de el sintiéndome la persona más tonta del mundo.

—¿Bueno?

—¿En donde estás?

—¿Perdón?

—Estoy en casa ____, esperándote.

¿Qué decía? ¿No se iba de viaje?

—¿Estas en casa? ¿No era que te ibas?

—Si, pero lo pensé bien, y vine a casa. Necesito que hablemos, ¿Llegaras pronto?

—No lose, tenia pensado ir por un helado con Chris, asi que si me tardo es por eso.

Escuche bufarlo. —Esta bien, te espero.

—Adiós.

—Adiós, te quiero.

Colgué, no tenía ni ánimos de responder.

—Si quieres puedo llevarte a casa.

La voz notablemente avergonzada de Chris llego a mis oídos. Me di vuelta y asentí con la cabeza gacha.

Comencé a caminar hacia el auto. Se acerco a mi y apoyo su mano en mi espalda guiandome.

—Lo siento.

Susurró en mi oído.

El camino fue algo incomodo, ni yo entendía el porque de lo sucedido anteriormente. Yo no sentía nada por Chris, y el menos por mi, ¿O no?

Estaba realmente confundida, ni siquiera me había dado cuenta de que habíamos llegado por estar pensando en todo el camino.

Desabroche el cinturón de seguridad y lo mire.

—Gracias. —Susurre.— Yo... Lo que paso antes yo...

—Fue un mal entendido ____, mhm, fue algo del momento, ninguno de los dos sabia que hacia.

Sonreí. —Tienes razón, lo siento.

—Perdóname a mi, ¿Te veo mañana?

—Si el gruñón me deja salir.

Reímos, asi le decíamos a Justin los últimos tiempos.

—Esta bien, te hablo luego. —Besó mi mejilla.

—Esta bien, adiós.

Sonreí y me baje del auto. Estaba tan cansada que ni quería verle la cara a Justin, aunque lo extrañaba no significaba que no estaba enojada con el.

Abrí la puerta y nadie estaba en el piso de abajo, por el horario suponía que estaban todos durmiendo y Justin en su recámara.

Subi lentamente las escaleras y camine hacia la puerta de Justin. Dos toques y sentí su voz, dando el aviso de que pase.

—Mhm, Hola.

Hice una mueca, la verdad es que no lo veía hace dias.

—Hola, ____. Ven, siéntate.

Me acerque lentamente a su cama y me senté a su lado.

—Y bien... ¿Que sucede?

Le sonreí a medias. Lo cual el solo están concentrado mirando al suelo.

—Justin... - Insistí.

—Lo siento, es que... Nose como te tomaras esto y tampoco siento que sea lo mejor, seguramente me odiaras tod...

—Ve al grano Bieber.

Lo interrumpí, sabia que esta conversación no tenia final feliz.

—Quiero terminar contigo, ____.

—Justin no estoy para tus juegos. —Reí amargamente.

Note que me miraba sin expresión alguna, y ahí me di cuenta. No bromeaba, era real, estaba terminando conmigo.

—¿Lo dices e-en-serio?

El nudo en mi garganta dolía, mis lágrimas salían de mis ojos furiosamente, como si hubiesen estado ahí desde hace mucho tiempo, esperando el momento indicado para salir.

—Lo-Lo siento, pero esta relación no va bien. Me aburri ___, hace tiempo me aburrí.

—¿Te aburriste? —Grite exaltada. —Dime de que mierda te aburriste en todo este tiempo, ni siquiera has estado conmigo como para tener una razón Justin.

—No es que me haya aburrido de ti, me aburrí de esta relación, estar en pareja no es lo mi...

No deje que terminara, la palma de mi mano había quedado marcada perfectamente en su mejilla.

—Si lo tuyo no era esto, entonces ¿Para que mierda me pediste que fuera tu novia? —Murmure entre dientes.

El tocaba su mejilla adolorido y me miraba.

—Juro por mi vida Bieber, que esta no me la olvido más, eres un idiota.

Rompi en llanto. No podía más, sabia que nuestra relación iba mal, pero jamas pensé que terminaría conmigo.

En mi cabeza siempre habían soluciones para reparar esto, me contenía en rabia para no mandarlo a freír churros, le dejaba hacer lo que quería, ¿Y me lo paga con esto?

—Preparare mis cosas ahora mismo, no te preocupes por mi.

Susurre, me miro triste.

—N-no te vallas si quieres, no tienes a donde ir.

—No lo tengo, pero no vivo de nadie, puedo sola. Buenas noches, espero que te valla bien.

Dicho esto cerré la puerta con todas mis fuerzas, pensando que iba a partirla a la mitad.

Corrí por el pasillo hacia mi habitación y comencé a empacar.

Tome mi teléfono, iba a hacer una llamada, tenia que conseguir donde quedarme aunque sea por unos dias antes de volver a mi país, nuevamente.

Todo va a estar bien [Justin Bieber y tu] ¡Lee esta historia GRATIS!