Capitulo 30 | La oportunidad que quieres |

2.4K 99 7

—Justin yo... Nose que decirte, están difícil para mi. Me has hecho sentir pésimo las veces en la que me has tratado mal, que para mi... Nose si es justo perdonarte aun. —Susurre lo ultimo, algo triste.

—Lose...

—¿Porque lo hiciste?.—Mire nuevamente hacia el techo.

Suspiro. —Sinceramente, no lose.

Cerre mis ojos. Siempre pensé que mi ídolo era tierno todo el tiempo, pero veo que a veces es un tonto.

—Tal vez. —Hablo nuevamente. —¿Aun pueda ganarme tu confianza o eso no es posible?

—¿Porque quieres volver a ganarte mi confianza? —Lo mire.

—Porque, eres importante para mi y me comporte como un completo idiota.

—Si eso lo se. —Reímos. —Pero sabes, fue duro para mi, vine aquí con el propósito de poder terminar de estudiar, tratar de verte aunque sea un segundo y mírame... Estoy aquí junto a ti, más cerca de lo que imagine alguna vez. La primera vez que te vi fue algo completamente hermoso para mi, hasta el dia en la playa. Nose que te sucedió que me trataste asi, me sentí tan tonta ese dia, me habías hecho sentirla persona más insegura del mundo. —Mis lágrimas no habían tardado en salir.

—No princesa, no. —Hizo que lo mirase. —No llores por favor. —Susurro.

—Te dare la oportunidad que quieres. —Susurre, mientras lo miraba a los ojos.

—¿En-enserio?. —Me miro asombrado. —Gracias, Gracias, Gracias.

Me abrazo fuertemente, me sentia protegida en ese momento, sus brazos me daban la seguridad que tanto necesitaba.

—Ahora. —Me separe un poco de el. —Debes dormir, tu estado no era nada favorable, mañana tendrás una resaca de las feas.

Hizo una mueca. —Si, tienes razón. Pero no podre dormir sin hacer algo.

—¿Que cosa?. —Pregunte confundida.

Eran las 5 am.

—Esto. —Susurro, y sin más apuro se acerco lentamente a mi y me beso, lento y tierno, con cariño.

—Buenas noches preciosa. —Me miro a los ojos y me sonrio.

—Buenas noches princeso. —Sonrió y lo bese, esta vez yo llevaba el control. Le mordi el labio inferior al separarnos, recibiendo un gemido de su boca.

—Perfecto. —Sonrió.

Los pajaritos cantaban afuera, se escuchaban algunas risas de niños, que tal vez sean los vecinos.

Abrí los ojos pesadamente por la luz del sol que traspasaban la fina cortina blanca. Mire hacia mi costado y Justin aun dormía, contemple esa imagen para grabarla en mi mente, era un angel.

Con mis dedos recorri todo su rostro. Toque su suave cabello, segui por los ojos, acaricie sus mejillas y contornee sus lindos y deseables labios. Una sonrisa se apoderó de mi rostro, esto era imposible. Las veces que despierte con Justin a mi lado pensaré que es un sueño.

Me senté en la cama y me retire, tome mi iPhone, y acomode un poco mi cabello.

Maldición, 13:07 pm.

El ruido de la puerta hizo que diera un saltito. Salí de la cama rápidamente y baje a abrir.

—Hola ___. —Me sonrió amablemente.

—Hola pattie. —Sonrei. —¿Quieres pasar?

—Si no es molestia. —Negué con la cabeza y me hice a un lado para que pudiera pasar.

—Ven, vamos a la cocina a tomar algo, como veras recién me levanto. —Señale mi fachada, ella soltó una risita.

—Si me di cuenta. —Reímos. —Esta bien, aun no he almorzado asique te acompañare.

Nos dirigimos a la cocina, tenia algo de torta de chocolate de ayer, la había comprado pero se me olvido y no la comi. La coloque en la mesa, y saque dos tazas.

—¿Té o café?. —Le pregunté con una sonrisa.

—Té. —Tomo asiento y se deshizo de su abrigo.

—Bien, aquí tienes. —Le entregue su taza.

Me senté y empezamos a desayunar. La conversación era interesante, pattie es una mujer maravillosa, siempre lo supuse y ahora lo puedo comprobar.

—¿Princesa, puedo usar tu regadera?. —Nos quedamos en silencio.

Mis mejillas estaban completamente rojas. Justin acababa de entrar a la cocina sin camiseta.

—Justin, hijo, ¿Que haces aqui?. —Pattie estaba más que confundida, pero no era tonta. —¿Que se traen ustedes dos?

➖➖➖➖➖➖➖➖

Las amo.

✖✖

Todo va a estar bien [Justin Bieber y tu] ¡Lee esta historia GRATIS!