Epilogo

1.8K 95 14

5 años después...

Mi habitación era el único lugar en el que podía estar tranquilo, y llora, como cada maldito día, después de su partida.

Me daba miedo aceptar la realidad. Y la mía era que a pesar de estar empezando a retomar mi vida de nuevo, ella seguía estando en mis pensamientos.

Su partida era algo que me había marcado de tal manera en la que me había costado años recuperarme.

No había sido fácil, menos con miles de cámaras encima de ti, a cada minuto.

Luego de ese horrible día, decidi postergar la gira.

Aunque mi cabeza era un lío, la gente a mi alrededor me dio la fuerza que me hacia falta para no decepcionar a mis fans y así comenzar el tour.

Fue difícil, si.

No podía contener mis lagrimas mientras cantaba una de las canciones que ella amaba.

No podía evitar no pensar en ella cada vez que cerraba los ojos.

No quería abrir los ojos.

No quería despertar en las mañanas, no quería darme cuenta de la realidad.

Quería cerrar mis ojos, por que esa la única forma de verla tan real y tan cerca mío.

Cada noche pedía que me llevara solo un instante a su presencia, por que su ausencia me dolía, y no quería aceptar que ella no estaba conmigo.

Mi princesa, mi pequeña y hermosa princesa, que murio en mis brazos, sobre una cama de hospital.

Era imposible no llorar mientras recordada todo eso, y las noches me dolían, por que era cuando mas la extrañaba.

Y era cuando mas la recordaba, por que recordada su gran obsesión con mirar las estrellas cada noche, por que recordaba su forma de arrugar la nariz cuando pedía un deseo al ver una estrella fugaz, por que recordaba todo.

No quería dejarla ir, pasan los años y tampoco quiero, por que me siento protegido con ella a mi lado, aunque no físicamente.

Aún no olvido esa vez cuando estaba en mi cuarto, luego de volver del funeral.

Es imposible olvidar la forma en la que me sonreías parada en mi puerta, como si te estuvieras despidiendo.

Siento que fui el culpable, pero todos me dicen que no hay culpables en una enfermedad, Cancer.

Pero nadie entiende que no me refiero a eso, me refiero al que soy culpable de que ella no cumpliera sus sueños.

Yo con mis estupidos caprichos la retuve, por que ella me hacia bien, pero yo le hacia daño a ella.

Rompí una gran promesa, le prometí que solucionaría sus problemas, le prometí una vida feliz, le prometí miles de cosas, que nunca cumplí.

Yo era el problema.

Y yo me sentía el maldito problema, aunque ella cada noche me visitara, y me dijera lo contrario, lo sentía así, nada cambiaría.

"No eras un problema Justin, tu me salvaste, ahora se fuerte, te prometo que todo va a estar bien"

Ella era un ángel que con su voz cayo mis demonios, de la misma forma en la que un arma en mi cabeza acabo con todos mis problemas.

Todo va a estar bien [Justin Bieber y tu] ¡Lee esta historia GRATIS!