-12

708 74 1
                                    

Estaba seguro de que moriría por la caída, pero el tigre le ayudó. A solo unos pocos metros de su impacto contra el suelo de la ciudad se transformó en el tigre, tan pronto estuvo a salvó sin morir estrellado contra el suelo, volvió a su forma normal, aún impactado por todo recordó que debe ir donde los demás de la mafia.

Ignorando completamente su cansancio volvió a usar su habilidad, solo en sus piernas para llegar a dónde varios hombres de la mafia se amontonaban protegiendo parte de la ciudad, en su camino se topó con Tachihara y suerte la suya porque uno de los proyectiles casi hace que un bebé en una carreola fuera asesinado. Dejando al mafioso pelirrojo confundido y gritándole siguió corriendo, tenía que ir por Chuuya, Atsushi no siente que pueda recuperar a Yumeno por su cuenta, y está es la única forma de localizarlo y liberarlo. Ahora, máquina un plan inmediato en su mente.

-:"necesito su poder, el poder de anulación de Dazai, tenemos que buscar a la agencia y recuperar a Yumeno"- al no tener la muñeca del infante era sí o sí, necesario neutralizar al niño. Además, van contra reloj, Yokohama corre riesgo de ser destruida si no actúan rápido.

-: Nakahara... ¡Nakahara!...¡Chuuya!- empezó a gritar cuando estuvo cerca de los demás de la mafia, el pelirrojo que hasta hace unos momentos gritaba órdenes volteó a verle cuando escucho su nombre. Atsushi llegó hasta él rápidamente y advirtió que podía ser atacado desde arriba, que necesitan a la agencia y el poder de Dazai.

-: escucha Atsushi, tienes que llegar con Mori, no puedo moverme de mi puesto ahora con todo el desastre, tienes que informar al jefe, sé que te escuchará, pero no puedo abandonar aquí de momento, solo puedo esperar otra orden- entre el bullicio de disparos y otras peleas y alguna que otra explosión lejana Chuuya le explicó, Atsushi asintió y no perdió tiempo en ir a la sede, ya no queda lejos.

Básicamente al llegar no había personal, suponía que el resto trataba de proteger bases menores de la mafia en varios lugares de la ciudad. No perdió tiempo en llegar hasta el piso de su jefe, corriendo hasta la puerta de la gran oficina se detuvo y tocó la puerta (quizás un poco desesperado) y tuvo unos segundos para recuperar el aire. En cuanto obtuvo el "adelante" abrió la puerta y pasó.

-:¡Jefe! Es muy importante, fallé en mi misión, no pude recuperar a Yumeno, pero puedo rastrearlo, pero la muñeca, no tengo idea de dónde está, necesito más apoyo si no hacemos nada la ciudad puede - antes de continuar con sus apresuradas y casi atropelladas palabras Mori se levantó de su silla alzando una mano en señal de silencio, se acercó al albino que aún respiraba agitado.

-:calma un momento muchacho, si estás aquí es por algo, no puedes solo con tu misión, pero sugieres apoyo, en este momento creo que te das cuenta que mis hombres están demasiado ocupados con el caos de afuera. Pero, parece que tienes una sugerencia ¿No?- con paciencia el mayor habló, Atsushi asintió y lo miró esperando tener el permiso de seguir hablando, con una mirada supo que podía continuar.

-: necesito el poder de anulación de Dazai, la, la agencia puede ayudar, sin la muñeca y sin Yumeno no se puede detener el ataque, y aún si los recuperamos necesitamos la habilidad de anulación- informó, con la cabeza agachada, temiendo que aquella sugerencia molestará a su jefe.

Su sorpresa fue que recibió una palmada en la cabeza y una suave risa del mayor. Completamente confundido lo miró con los ojos bien abiertos.

-: podría facilitar un poco tu trabajo chico, solo tendrías que encontrar a Q y matarlo para que su habilidad deje de hacer estragos- ante aquellas palabras Atsushi se tenso, no, no quería hacer eso, hasta ahora no había matado a niños y en definitiva no quería hacerlo.

-: pero tú no quieres eso ¿cierto? Te voy a dar la oportunidad, contactaré con Fukusawa, pero, tienes el tiempo contado niño, solo dos horas, si no consigues recuperar a Q para ese momento enviaré a Chuuya a terminar el trabajo- Atsushi sintió la esperanza regresar a su ser, asintió y no perdió tiempo para salir de la oficina agradeciendo de manera respetuosa y arrancando a correr fuera de la sede, ahora volvía a otra carrera contra el tiempo, tiene que llegar a la agencia pronto, cuidarse de cualquier ataque aéreo y apresurarse en rescatar a Yumeno.

Solo dos horas, son las cuatro de la tarde, su tiempo límite es a las seis, tenía que ser rápido. Mientras corría a todo lo que daban sus piernas pensaba en cualquier estrategia improvisada que pudiera utilizar. Sabiendo que si eran los mismos hombres con los que peleó la otra vez no hiba a poder, no solo.


-:"Byakko, por favor, si algo pasa ayúdame"- dijo en su mente mientras se forzaba a ser lo más rápido que su cuerpo aguante.











Lamento que de nuevo el capítulo resulte un poco corto, pero la inspiración apenas regreso y en fin, en el capítulo pasado fue corto por la pequeña crisis que tuve, pero ando bien ahora.

Bueno más o menos. El capítulo 110 del manga me dejó muy preocupado, todo va mal gente, la fé ya se está yendo y de a poco asimilo que BSD en definitiva no va a terminar bien, miedo.

Cuidense gente lxs quiero.

𝚄𝚗 𝚃𝚒𝚐𝚛𝚎 𝙴𝚗 𝙻𝚊 𝙼𝚊𝚏𝚒𝚊  /𝓼𝓱𝓲𝓷 𝓢𝓸𝓾𝓴𝓸𝓴𝓾/Donde viven las historias. Descúbrelo ahora