-11

698 82 5
                                    

-:uhg- sintió un pequeño mareo cuando empezó a despertar. De inmediato se sentó viendo a todos lados, parece que está atrapado en una celda.

-:oh, despertaste- una voz femenina le hablo, miró al frente, una puerta de metal con una pequeña ranura, pudo ver a la chica que le habló, pelirroja fue lo que alcanzó a distinguir de ella.

-:¿Quién eres? ¿Qué hago aquí? ¡¿Dónde está Yumeno?!- sus preguntas fueron cautelosas hasta que recordó al niño que era su misión.

-: estás encerrado en Moby Dick, soy Lucy Maud Montgomery por cierto, si te refieres al chico que atraparon mis compañeros no sé dónde está- respondió de manera tan tranquila, sin mucha importancia a lo que decía.

-:¡Debo salir de aquí! ¡Tienes que sacarme de aquí! - golpeó la puerta alzando la voz, tiene una misión y debe cumplirla, si Akutagawa se entera de que volvieron a atraparlo seguro intentará descuartizarlo.

-:oye oye, cálmate, yo no te puedo sacar de aquí, no voy a perder mi trabajo por ayudarte, además, ni siquiera me haz dicho tu nombre - reclamó por último, cruzando sus brazos enojada.

-:soy Atsushi, escucha, tengo que cumplir con mi misión, solo déjame salir de aquí- insistió, tratando de razonar con la chica que solo frunció el entrecejo.

-:¡No voy a ayudarte! ¡No me importa tu misión, mi misión es no dejarte salir de aquí, no voy a fallar por alguien que ya tiene su vida resuelta en una organización!- Atsushi retrocedió un paso ¿Vida resuelta? No tenía nada que ver ¿A qué venía esa reclamación? Tenía todo menos la vida resuelta.

-: yo no tengo la vida resuelta, mira, entiendo, tú y yo tenemos misiones importantes, pero en verdad, no quiero hacer enojar a mi superior, intentará matarme si fallo- la chica suavizó un poco la mirada ¿Qué superior intenta matar a su subordinado?

-: lo siento chico tigre, pero mi trabajo es todo lo que tengo, si me despiden no tengo a dónde más ir, no voy a ayudarte- aclaró, dándose la vuelta, aún frente a la puerta pero sin la intención de seguir hablando.

-:ya veo, perdona si te lastimo, mejor alejate de la puerta - advirtió, enseguida la pelirroja volteó con miedo, antes de gritarle algo se estrelló contra la pared de frente junto con la puerta. El albino tenía los brazos transformados y estaba a punto de huir. Rápidamente usó su habilidad para detenerlo.

-:¡¿Qué?!- su sorpresa no fue para menos cuando todo estaba cambiando, colores demasiado vividos, juguetes, peluches, ya no estaba en ese lugar de antes.

-: te lo dije chico tigre, no voy a perder mi trabajo. Oh y ya que estamos aquí, juguemos mi juego favorito ¡Las atrapadas!- su actitud pareció cambiar de sería a emocionada.

Una muñeca gigante apareció junto a la pelirroja, que la presentó como Anna, luego de una muy breve explicación diciendo que si la muñeca lo atrapa quedaría completamente encerrado en su habilidad. Solo si alcanzaba a escapar por la puerta tras de sí hiba a ser libre. No son a muy complicado, hasta que el juego comenzó y de inmediato fue atrapado.

-:¿ Creiste que sería tan fácil? Anna es muy veloz. No fue un buen juego, demasiado aburrido pero bueno, nos veremos en otra ocasión ¡Goodbye!- unos brazos comenzaron a arrastrar a Atsushi con gran velocidad a otra puerta, usó su propia habilidad tan rápido que la cola de tigre se enroscó en la cintura de Lucy y la arrastró con él.

-:¡No!- fue tan rápido que cuando cayó al suelo todavía estaba confundido, la chica se soltó de él y salió corriendo, estaban de nuevo en Moby Dick. Ahora podría salir.

-:alto, primero debo saber dónde está Yumeno... Tengo que conseguir refuerzos, sin ayuda no puedo con esta misión- se detuvo de caminar, miró a varios lados, un una mochila, no, un paracaídas. No dudó en tomarlo, usó su habilidad para abrir un agujero a la pared, sonó una alerta, genial, ahora saben que está escapando.

No dudó más en dejarse caer desde las alturas con el paracaídas puesto y claro que no tardaron en dispararle para detenerlo. No tiene idea de quién exactamente le querría mantener en esa nave ballena o que ahora mismo intenta derribarlo.

-:¡La ciudad!- su grito de sorpresa al usar la vista del tigre y ver el desastre en Yokohama no fue por nada, ubicó a la mafia defendiendo la ciudad, al parecer la habilidad de Yumeno afecto al menos la mitad de la ciudad.

Luego de un par de disparos más quedó inconsciente y el paracaídas destruido, se estrellaría, o eso pensó, de pronto ya no estaba ahí, nuevamente ese espacio, lo pudo reconocer.

-:eres tú - el tigre blanco está frente a él, viendolo de manera fiera, Atsushi no se movió cuando la bestia saltó a él y lo hirió.

-:sé que me odias, vamos, cómeme. Yo también me odio- con la mirada perdida extendió una mano a un costado del enorme animal, acariciando su pelaje suave aún cuando esté le está mordiendo. El tigre reacciona de una forma que no esperó, claro, el tigre tampoco parece que estuviera esperando una caricia. Aún cae a lo que muy seguramente es su muerte.











Lamento dejarlo hasta aquí, pero acabo de entrar en pánico y no dejo de llorar, apenas veo bien lo que estoy escribiendo y me arden los ojos. Quizás mañana esté de ánimo para escribir el siguiente capítulo.

Será un poco improvisado porque sí me equivoqué en los tiempos un poco pero me sale para otra cosa.

𝚄𝚗 𝚃𝚒𝚐𝚛𝚎 𝙴𝚗 𝙻𝚊 𝙼𝚊𝚏𝚒𝚊  /𝓼𝓱𝓲𝓷 𝓢𝓸𝓾𝓴𝓸𝓴𝓾/Donde viven las historias. Descúbrelo ahora