-4

1.1K 119 10
                                    

Dos semanas, ha pasado dos semanas completas en la mafia, sin siquiera haber pasado aún por una prueba, Akutagawa le respondió a aquella duda, sus palabras fueron: "A pesar de ser bastante inservible como persona, tu habilidad es lo que nos interesa, formas parte de la Port mafia solo para ser un peón más de ésta, al igual que yo, lo único que nos mantiene aquí, es nuestro poder" sus palabras fueron frías y cortantes, pero entiende que no es el único que solo está por su habilidad.

Atsushi no posee una inteligencia superior ni tampoco muy inferior, no es alguien que sea un buen estratega, puede ser fácilmente influenciado, tampoco es alguien tan fuerte, realmente lo que lo mantiene vivo son sus metas ganas de vivir y el tigre, sin ello, no hubiera pasado ni un día en el orfanato, mucho menos ahora en la Port mafia.

En éste preciso momento Atsushi entrena o más bien sobrevive al entrenamiento de Akutagawa, en ésta ocasión, es un combate cuerpo a cuerpo, a pesar de que Ryuunosuke no tiene fuerte en ésta clase de combate, tiene más experiencia que el albino, lleva una pequeña ventaja solo por eso y su barrera o llamada también el vacío de rashoumon.

—:si no puedes darme ningún golpe directo no podrás defenderte en una pelea real- el azabache había esquivado un puñetazo de parte del albino, Atsushi se encuentra cansado pero sigue peleando a como puede, la única vez que no pudo aguantar el tiempo suficiente Akutagawa había utilizado a rashoumon para dejarlo peor que a un alfiletero, eso mismo provocó la aparición del tigre, estuvo casi un escuadrón completo tratando de detenerlo, solo una hora y había desatado un caos, lo único bueno de eso fue que le prohibieron a Akutagawa volver a hacer que el tigre se saliera de control, ahora sus entrenamientos eran fuertes y rudos pero no  tanto con las consecuencias de rashoumon.

Finalmente un golpe resonó en el lugar, hubo silencio luego de eso, seguido de un pequeño episodio de tos proviniente del azabache, Atsushi se separó y dejo que el mayor se recompusiera, después de todo aquél golpe fue más fuerte de lo que creyó que podía ser.

—:l-lo siento, no medi la fuerza ¿Está bien?- se preocupó bastante, aunque el azabache lo miró mal parecía haber una muy pequeña pizca de orgullo en algún lado de sus vacíos ojos.

—: hás ganado fuerza y velocidad, tienes una mejor resistencia, pero no es suficiente para dejarme en un mal estado- al decir eso se fue a paso lento del lugar, en ésta ocasión Higuchi tenía una misión aparte, a si que Atsushi tendría que estar todo el día junto a Akutagawa. Lo siguió en silencio, cómo ya se le estaba haciendo costumbre, el silencio solamente interrumpido por sus pisadas y los casi inaudibles ruidos de fondo fueron opacados por el tono de un celular, Akutagawa paró su andar para contestar, Atsushi quedándose a unos pasos de distancia pero logrando escuchar una pequeña parte de la conversación.

"Misión con el chico tigre" en cuanto pudo oír aquello supo que la voz es de Ogai Mori, el líder de la Port mafia, al parecer asignando la primera misión donde él sería participe. Ryunosuke colgó la llamada, miró a Atsushi de reojo y continúo con su andar, nuevamente siendo seguido por el albino.

—: se terminaron los entrenamientos, tenemos una misión y no puedes fallar- le informó, Atsushi atinó a sólo asentir y seguirle el paso.

◁◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈▷

Se sintió abrumado, escuchaba las balas, les estaban disparando a quema ropa, Akutagawa actuó rápido y uso a rashoumon para cubrirlos a ambos de las balas.

—:¿Qué estás esperando? Mátalos- la mirada tan fría de Akutagawa le dió un terrible escalofrío ¿Matarlos? No quería matarlos, además de que no se siente capaz de poder luchar contra diez personas a la vez mientras le disparan.

Rashoumon dejó de cubrirlos, no le quedó de otra que correr hacia los hombres armados y tratar de atinarles algún golpe. Pateó al primero con un barrido, hizo que cayera y soltara el arma, se levantó y fue hacía otro, está vez tuvo que esquivar unas tres balas pero resiviendo un disparo a su brazo izquierdo, aguantando el dolor le arrebató el arma al tipo y con la misma le golpeó en la cabeza, lo dejo inconciente al instante, a otro trato de darle, pero está vez resivio tres disparos y cayó al suelo,  o hiba a poder levantarse. Justo cuando todos los que quedaban le apuntaron fueron degollados por rashoumon, los cuerpos cayeron cerca suyo.

Quedó horrorizado, solo se fijó en toda la sangre que escurría de la zona cortada en los cuerpos, viendo como algunos hasta tenían pequeños chorros de sangre salpicando desde el cuello. Sintió náuseas pero cerró los ojos y se levantó tratando de no ver los cuerpos.

—:eso fue patético- le dijo Akutagawa mientras tomaba un sobre que uno de los hombres llevaba agarrado en una mano.

—:¿E-era necesario matarlos?- pregunto evitando pisar algún cuerpo, mientras sentía adolorida su pierna, al parecer el tigre tardaría en curarlo.

—:esa era la misión, te aconsejo que te acostumbres, está solo fue tu primer misión, tal vez en una semana te asignen una a ti solo y posiblemente tengas que asesinar- comenzaron a caminar a la salida del almacén donde estaban, Akutagawa le tendió un pequeño control a Atsushi.

—:presionalo- ordenó, Atsushi hizo lo pedido y al segundo comenzó a escuchar estallidos y un fuerte retumbar, miró al lugar del almacén, ahora echo añicos por las exposiciones, seguro que la policía no tardaría en llegar a la escena con tal escándalo. El mayor tomo su teléfono y marco a un número específico, dijo que la misión había finalizado y que no había ningún inconveniente, evitando por completo que en el cuerpo de Atsushi estaban cinco balas, una en su abdomen, dos en su brazo izquierdo, una en la pierna izquierda y cerca de la cadera una bala semi incrustada.

Atsushi hubiera reclamado, pero de quedó callado al recordar que Akutagawa es su superior y no debería reprocharle nada. Se sintió mareado un momento por la perdida de sangre, cómo a los siete segundos empezó a sentir como sus heridas comenzaban a cerrar, expulsando solas las balas, doloroso pero hasta cierto punto soportable .

Empezaron a ir a la sede de la mafia, cómo no se habían alejado mucho podían ir caminando, cómo si no acabarán de asesinar a diez personas en un almacén y hacer que el mismo explotara.










-terde un poco en traerles capítulo, me disculpo, ando en semana de clases y mi semestre no tarda en terminar, las épocas de exámenes se acercan y debo pasar todas mis materias.

𝚄𝚗 𝚃𝚒𝚐𝚛𝚎 𝙴𝚗 𝙻𝚊 𝙼𝚊𝚏𝚒𝚊  /𝓼𝓱𝓲𝓷 𝓢𝓸𝓾𝓴𝓸𝓴𝓾/Donde viven las historias. Descúbrelo ahora