-8

862 101 30
                                    

Después de una semana, Atsushi se porta demasiado callado, Chuuya no está ahora mismo en Yokohama, así que por ahora no tiene realmente con quien poder hablar, Higuchi no le tomaría mucha importancia, a Kyoka no la había visto por ahora, Akutagawa en definitiva no es una opción para hablar. Se siente solo otra vez.

Ya sabe que la policía lo tiene tachado como otro criminal muy buscado por la muerte de los policías, así que no tiene permitido salir él solo. Aunque desearía salir e ir él mismo a la estación de policía a qué lo maten o arresten por sus actos.

Ahora mismo camina por los pasillos de la mafia, últimamente le da por caminar sin rumbo. Una voz llamándole a unos metros detrás de él lo hicieron detener su andar. Voltea dónde lo llaman, un hombre que parece ser de una edad un poco avanzada, quizás más viejo que Mori, viene caminando hacia él.

-:¿ Atsushi verdad?- pregunta para confirmar, el albino asiente. El mayor le hace señas para que lo siga, no pregunta y de manera respetuosa le sigue a una distancia exacta de un metro detrás suyo. Reconoce el camino rápidamente, van fuera de la sede. Tiene ganas de preguntar a dónde entonces es que van. El hombre se percata de aquello y como si leyera sus pensamientos empieza a hablar.

-: es una misión, tu habilidad nos puede servir- no le gusta en nada eso, sabe que entonces tendrá que lastimar a alguna persona, sin opción solo asiente y continúa siguiendo al mayor hasta la salida. Cómo ya es costumbre un auto negro los lleva hasta un lugar que reconoce, le han hablado de esta parte de la ciudad, se puede decir que el edificio al que están a punto de entrar pertenece a la agencia. Aunque es solo un piso el de esta.

Dos jóvenes se presentan, quien llegó primero fue Gin, ya la había visto antes, es hermana de Akutagawa, al menos ella si es medio amable con él, aunque realmente no habla mucho. El último en llegar fue un chico pelirrojo con una curita en el puente de la nariz, Tachihara, de él no había escuchado.

Hirōtsu hizo una señal y entraron al edificio, hasta el cuarto piso donde la agencia está, tras él hombre derribar la puerta de la oficina con su habilidad manda a que entren y ataquen. Él, Gin y Tachihara se quedan cerca suyo. Hasta que van a atacar a los más complicados, la doctora de la agencia y el hombre rubio de la libreta.

-:¡No te quedes ahí parado!- le grita el mayor a Atsushi quien se une a la pelea. Teniendo que enfrentarse contra un niño rubio que mantiene una sonrisa agradable.

Le cuesta mucho poder siquiera darle algún golpe, pero se todas formas el menor no se ve afectado en nada cuando es golpeado. Sorprendente.

Cuando logra darle un golpe lo suficiente fuerte para derribarlo siente una patada en las costillas que lo hace caer al suelo y de paso golpearse la cabeza con un escritorio. Eso sí lo hizo molestar un poco, hizo que su habilidad se hiciera presente en sus dos brazos para tener la fuerza suficiente de contraatacar al rubio de lentes que le golpeó .

-:¡Es el chico tigre!- grita, un castaño corre ahí, gritándole al hombre nombrado como Kunikida que le dejara esa pelea. En cuanto Atsushi tiene contacto con el castaño su habilidad se ve anulada. Intenta retroceder pero fue bien atrapado por ese castaño quien no le transmite un aura segura, en nada.

En cuanto se da cuenta es el último de lagartija negra que aún queda en la oficina, los demás fueron arrojados por la ventana como si no importaran.
Se asustó, porque los de la agencia le rodean, sí, puede que este sea su fin.

Intenta soltarse, por un momento lo consigue pero el idealista es quien lo derriba de nuevo, poniéndose sobre él y tirando de su brazo derecho hacia atrás haciendo que grite en dolor, no quiere perder otra extremidad ahora mismo.

-: parece más inofensivo que en los reportes - menciona la mujer con el broche de mariposa. No es para nada soltado, son Kunikida y el castaño quienes evitan que pueda escapar.

𝚄𝚗 𝚃𝚒𝚐𝚛𝚎 𝙴𝚗 𝙻𝚊 𝙼𝚊𝚏𝚒𝚊  /𝓼𝓱𝓲𝓷 𝓢𝓸𝓾𝓴𝓸𝓴𝓾/Donde viven las historias. Descúbrelo ahora