Historia de Marcus Willis dos años después de jugar con Federer

2 0 0
                                          

En la vida ocurren cosas fuera de lo normal, sucesos atípicos que hacen creer en los milagros. Marcus Willis encarna una de esas historias inverosímiles en el mundo del tenis y que le situó en el disparadero mediático hace ya más de un año. Todo el mundo recuerda a ese hombre fornido y anónimo que fue ganando partidos y se coló en segunda ronda de Wimbledon 2016 con un ranking más allá del 700 del mundo. Se enfrentó a Roger Federer en la pista central cumpliendo un sueño, pero ¿cómo se ha desarrollado su carrera después de eso?

Marcus Willis, 775º del Ranking, se ha colado en el cuadro final de Wimbledon después de tener que pasar dos fases previas. Esta es su increíble historia.

Marcus, de 27 años, consiguió algunos contratos publicitarios que le dieron aire en lo económico y llegó a situarse como 322 del ranking ATP. No encontró continuidad y sus semanas de ensueño en Londres se fueron disipando bajo la bruma inmisericorde del tiempo. Volvió a brillar un año después en las pistas del All England Lawn Tennis Club, ganando dos partidos en la fase previa, pero siendo frenado por Ilya Marchenko en el envite final.

«Estoy obsesionado con este deporte. Toda mi vida lo que he querido es dedicarme a jugar al tenis y por eso disfruto tanto. Yo veo a otros jugadores que están en la pista como si fuera un trabajo, pero yo realmente amo lo que hago. No estoy hecho para ser tenista, pero he luchado por mi sueño», desvela el británico en declaraciones recogidas por Tennis.com, en las que se observa su filosofía de vida. Willis nunca podrá olvidar aquel encuentro contra Roger Federer, al que consiguió hacer siete juegos. «Fue el mejor día de mi vida... junto al de mi boda», asevera un hombre que ha sido padre recientemente y que termina el año en el puesto 588 del mundo.

Su nombre volvió a resonar con fuerza este año en Wimbledon debido a sus grandes prestaciones en la modalidad de dobles, haciendo pareja con Jay Clarke. Y es que derrotaron a los números 1 en ese momento, los franceses Nicolas Mahut y Pierre-Hugues Herbert, cayendo luego en octavos de final. «No quiero renunciar al tenis aún. Siempre he creído en mí mismo y aspiro a seguir trabajando duro para que los míos puedan estar orgullosos de mí», desvela un Willis que siempre ha arrastrado problemas económicos.

Tanto es así que a los 21 años dejó de jugar y reincorporó un tiempo después. Llegó a estar en el top15 del mundo en el circuito junior, pero a lo largo de su carrera, tan solo cuenta con 215.311 dólares de ganancias, con unos exiguos 28.233 en 2017. Renta claramente insuficiente para poder llevar una vida más o menos holgada, que Willis maquillará gracias a un contrato que acaba de firmar con un empresario de Warwick que le permitirá viajar con más recurrencia a torneos ITF. Marcus Willis, un hombre a tener siempre en cuenta, que despierta el cariño y admiración de todos los aficionados.

Erik Malpica Flores: DeportesWhere stories live. Discover now