—¿acaso no es verdad? Mi amiga salió con un tipo llamado Joey. —dijo el.

—a mí me queda más bonito. —dije cruzando los brazos.

—Serías el Joey más bonito—dijo riendo.

—gracias por decirme que soy un chico guapo. —dije sarcástica.

—de nada—dijo riendo.

—eres un idiota—dije dándole un golpe en su hombro.

—es molestando ¿Sabes? —dijo abrazándome.

—lo sé, idiota—dije riendo.

—linda. —dijo revolviendo mi cabello.

—imbécil. —dije tratando de quitarme de su pecho.

—Guapa—dijo ya fastidiándome de nuevo.

—estúpido. —dije rindiéndome, empecé a reír.

—hermosa—dijo soltándome.

—al fin, por un momento pensé que me harías algo—dije riendo.

—eres mi amiga, nunca te haría daño, ni permitiré que lo hagan. —dijo dándome un beso en la frente.

—Es lo más tierno que me han dicho. —dije sonriendo.

—te quiero. —dijo nuevamente.

—yo también—respondí— sigamos jugando—dije agarrando el control. — quiero la revancha. —dije empezando el juego.

—espérame—dijo agarrando el control.

Después de jugar 2 horas más, y que me ganara 9 de 15 rondas que hicimos, ya eran las 11, y no dejaría que se fuese solo, vive donde Ashton, se le haría muy tarde. Subí en el auto y el subió de copiloto, prendí la radio y sonaba música suave, hablábamos de cualquier tontería, llegué al vecindario a las 11:36, era tarde, mucho, como manejar con ese tráfico hasta la casa. Sabía que él vivía con su madre, no quería incomodar, iré con Ashton.

—gracias, Joey. —dijo Connor bajándose.

—de nada—dije sonriendo.

El entró a su casa y yo conduje hasta la casa de Ashton, me estacione al frente de su casa llamé a Ashton, espere un rato y contesto.

—hola joey. —dijo desde la otra línea.

—Ashton, ¿me harías un favor? —dije esperando un sí.

—¿puedo saber cual es? —respondió.

—¿puedo quedarme en tu casa? —dije viendo a su casa.

El reviso por la ventana y sonrió.

—claro. —dijo sonriendo.

Tranqué y baje del auto, el me abrió la puerta y caminamos hacia su sala.

—¿y eso que estás acá? —dijo ash.

—traje a Connor y —me interrumpió.

—ya sé es tarde. —dijo el. —duerme en mi cuarto, yo duermo acá.

—que tierno ash, pero no quiero incomodar, puedo dormir en el sofá. —dije sentándome.

—no estaría bien de mi parte, cariño—dijo viéndome. —duerme en mi cuarto.

—¿Qué tal si vemos una película? —dije sonriendo, el me miro serio. — dormiré en tu cuarto.

—mañana tenemos que ir al instituto. —dijo el.

Debt | Ashton Irwin « 1¡Lee esta historia GRATIS!