—Creo que debemos ir a casa, luke. —dije separándome de luke.

—Sí, tu mamá está muy asustada. —dijo Calum.

— ¿nos llevas mikey? —dije tratando de sonreír, salió más una mueca.

—Claro, los llevo. —dijo tomando un vaso de agua.

—Les hablaré para que vayan a mi casa. —dije abrazando a Calum.

—está bien. —dijo cuándo nos separamos, abrace a brenda.

—te quiero. —dije, y era verdad, ella demostró que es una real amiga.

—yo también joey. —dijo respondiendo el abrazo.

—¿Vamos? —dijo Luke cuando me separe de brenda.

—te alcanzo ahorita. —dije, el salió con Michael.

Me acerqué a Ashton, ya no le tenía rabia, ni rencor. No lo odiaba. Sabía que su pasado fue duró, y le trajo consecuencias. Él estaba cabizbajo, evito el contacto visual en todo momento, necesitaba hablar con él, no lo dejaría así, necesitaba arreglar unas cosas, y no es por pena. Estaba al frente de él, detalle su ropa un momento, tenía sus típicos jeans pitillo negros, y una camisa holgada.

—Lo siento. —repitió. —sé que me odias, joey. —dijo sin mirarme.

—quizás ya no te odie. —dije acomodando un poco su cabello alborotado. — Necesitamos hablar ¿Está bien? Te escribiré cuando pueda. —dije sonriendo cuando subió su mirada, hacia mis ojos. — te quiero, ash.

—yo también te quiero joey. —dijo abrazándome, yo sonreí.

Al separarme de él, y sonreírle a Brenda y Calum, salí de la casa para ir con Michael y Luke.

Luke me abrazo por los hombros cuando subimos a la parte de atrás del auto de mike, todo el camino estuvo en silencio, hasta que decidí hablar.

—me encanta tu cabello mikey. —dije sonriéndole.

—oh, gracias, deberías algún día seguir mis pasos. —dijo riendo, reí con él.

—el día que me veas  con el cabello…hm…No sé, verde, te recordarás de este día. —dije sonriéndole.

—No te quedaría el verde, ¿Qué tal azul? —dijo mirándome por el retrovisor.

—quizás me pueda hacer algunos mechones, si es que mi mamá no se vuelve loca por tal cosa. —dije recostándome en el hombro de luke.

—me llamas, te acompañaré a la peluquería si quieres. —dijo él, luke soltó una carcajada.

— ¿Por qué hay tanto tráfico? —dijo luke.

—no lo sé. —dijo mikey.

—prende al menos la radio mike. —dijo luke aburrido.

Michael prendió la radio, estaban pasando publicidad.

—¡que estresante! ¡Que pongan alguna canción! —dijo volteando los ojos, cosa que me recordó a richard, luke se acostó en los asientos, poniendo su cabeza en mis piernas.

A lo mejor la locutora lo escucho, porque segundos después pusieron una canción.

—¿conocen esa canción? —dijo él cuando la escucho.

—no. —dijimos Michael y yo al unísono.

—es genial, súbele. —dijo luke.

Michael subió el volumen, tanto que pensé que mis tímpanos explotarían. Minutos después llegamos a la casa.

Debt | Ashton Irwin « 1¡Lee esta historia GRATIS!