Final

576 62 47

Grant Gustin:
Llevaba un par de días hospedado en el hotel, todas las mañanas baja a desayunar en busca de aquella mesera que vi el primer día, sin embargo nunca la veía, quizás había renunciado o ahora tenía otro puesto. Pero su mirada me dejó intrigado de saber más de ella.

Sentía un vacío que no se podía llenar con nada, los productores me marcaban y yo evadía sus llamadas, no quería saber absolutamente de nadie. Quería alejarme y empezar de nuevo, pero tenía compromisos la próxima temporada de The Flash estaba por iniciar grabaciones y yo no podía abandonar el proyecto. ¿Qué sería la serie sin su protagonista?

Y sobre ella aún no sabía nada, no había hecho el menor esfuerzo por buscarme, y aunque sé que le dije que me diera mi espacio, esperaba que al menos se preocupara por saber si estaba bien. Quizás ahora estaba en los brazos de Maslow o de algún cantante de pop. Quien sabe, a lo mejor se enamoró de Shawn Mendes o Justin Bieber.

No quería pensar y armar absurdas teorías, tenía que dejar descansar mi mente y enfocarme en mi mismo. No podía continuar con mi vida si estaba así de roto por dentro.

Incluso decidí ir con un psicólogo, aunque creía que solo era para los locos creo que me ha ayudado bastante a entender las cosas y ver cuál fue mi error para perdonarme a mi mismo.

Y tenía razón no podía perdonar a nadie si no empezaba por mí.

Terminé de desayunar y miré hacia ambos lados buscando una vez más a la mesera antes de salir del restaurant. Me resigné al no encontrarla y me marché.

Era un día muy soleado así que decidí que sería buena idea salir a pasear un rato.

En la recepción del hotel se escuchaban gritos, al parecer despidieron a alguien. La verdad no me gustaba entrometerme en los asuntos de las demás personas pero algo me hizo voltear.

Era ella, estaban despidiendo a la mesera.

Sin pensarlo dos veces y sin saber porqué me acerque a investigar lo que había pasado.

—Por favor, usted no puede hacer esto — con una voz débil y temblorosa suplicaba la chica.

—Vete antes que llame a seguridad— el gerente del hotel se veía firme y decidio —. No lo hagas más difícil.

—Es un idiota— tiró las cosas que se enontraban sobre el mostrador y salió corriendo.

Me quedé unos cuantos segundos contemplando la escena y salí corriendo justo detrás de ella.

La busqué y la vi sentada en la acera con la cabeza reposada entre sus rodillas.

—¿Estás bien?— traté de sonar lo más amable posible.

Posó sus ojos en mí y me miró confundida.

—Mi nombre es Grant— sonreí—. ¿Te puedo ayudar en algo?

Seguía mirándome extraño, no sabía que hacer para que no pensara que era un extraño o un maldito acosador.

—Nos hemos visto antes, tal vez no lo recueres pero...

—Le faltaba azúcar— interrumpió y limpio unas lágrimas que se asomaban.

Reí inesperadamente.

—Así es— sonreí y extendí mi mano para ayudarla a levantarse.

—Soy Giselle— por fin me regaló una bonita y tierna sonrisa.

Fin



Así es esta historia llegó a su fin...


Pero no se preocupen habrá segunda temporada, quiero descansar un poco la historia y terminar otras que tengo pendientes. Así que los escribo en un par de meses ¿me van a extrañar?

¿Qué les pareció el capítulo?
¿Les gusta la historia?
¿Qué esperan que pase en la segunda temporada?
¿Qué pasará con Giselle?
¿Dónde esta James y la rayis?
¿Tienen dudas sobre lo que esta pasando aquí?

Ya saben que cualquier, duda, aclaracion, mentada de madre y demás la leo en los comentarios.💞

Los invito a leer mis otras historias mientras esperan la segunda temporada de No eres el mismo.

Muchas gracias por mas de los 30k de leídos.💞

No eres el mismo¡Lee esta historia GRATIS!