Adiós sábanas 3/3

922 86 23

—¿Estás molesta?— preguntó decepcionado.

—No, es increíble que te llamen a las 10 de la noche para regrabar unas escenas. Enserio me encanta la idea, dile al director que lo haga más seguido.

—Es mi trabajo, lo siento. Enserio perdón, pero volveré pronto y haremos ese bebé.

—No estaré esperando toda la noche Gustin.

—Sé que quieres hacer esto tanto como yo. Y no creo que mi amigo pueda esperar hasta mañana— dijo señalando su abultada entrepierna.

—Es una lástima, mi amiga ya no quiere hacer nada hoy — dije señalando debajo de las sábanas.

—No tardaré mucho, lo prometo.

Y se marchó, ¿así se sentían los hombres cuando las mujeres los dejamos calientes? Por que ahora pienso que no es divertido y que es casi un delito no finalizar con algo de sexo.

Me perdí entre mis pensamientos absurdos y caí dormida.

Nisiquiera escuché cuando Grant llegó, pero si sentí su presencia en la cama.

—¿Creiste que te ibas a salvar?— me dijo al oído y empezó a besar mi cuello.

—Es casi media noche Grant.

—Son las doce y media de hecho pero eso no me impedirá para hacerte el amor.

—Quiero dormir.

—Y yo quiero hacer bebés ahora. Tu no te preocupes de nada, yo hago todo el trabajo.

Grant quitó la poca ropa que tenía, separó mis piernas y lo demás es historia...

No eres el mismo¡Lee esta historia GRATIS!