Capítulo 8

17 2 0
                                                  




Hola, cuanto tiempo sin pasarme, pero conseguí trabajo y por otros motivos también, apenas he podido escribir.

Seguimos un poco con la historia...

Según las últimas noticias, Aknet, ocupaban la mayor parte del territorio, las cosas pintaban mal, deberíamos darnos prisa y actuar, antes de que llevaran a cabo su propósito.

Note movimiento, la miré, se movía, parecía estuviera teniendo una pesadilla, murmuraba palabras incomprensibles, de repente, se despertó de improvisto. Asustada miro a su alrededor, gotas de sudor le caían por la frente.

No creo sea el momento de dejarme ver, seguramente se asustaría más de lo que ya estaba, cuando vi que se disponía a dar un baño, subí al árbol más cercano, quería calcular a cuanto estaríamos de la próxima población aproximadamente, según mis cálculos, llegaríamos en un par de horas, encontraría el momento, debería estar prevenida antes de llegar, aunque no sabía como iba a reaccionar.

Seguía sus pasos a distancia, para que no me percibiera hasta que llegara el momento, notaba cierta cautela en sus en cada paso, era un punto a favor, después de un rato se sentó en la sombra, se disponía a sacar algo de comer, era el momento, no sabía como iba a reaccionar pero era ahora o nunca.

Hice un poco de ruido con las hojas, aparecer de repente era un error, observe como levantaba la mirada y miraba alrededor, distinguiendo de donde venía el ruido, su cuerpo se tenso, en estado de alerta.

Salí de mi escondite y me fui acercando hacía ella, las sombras y la lejanía hacían que no se me distinguiera muy bien, decidí hablarle

- No te asustes por favor, no voy a hacerte daño, quiero ayudarte y necesito informarte de algo, no asustes por mi aspecto, soy inofensivo.

- ¿Quién eres? ¿Qué eres? - contesto con voz temblorosa

- Te lo explicaré todo, se quien te persigue, puede parecerse a mi, pero somos distintos, el peligro atenaza, se quien eres, pero tu no lo sabes realmente, te contaré una historia, tal vez no me creas pero eres especial, eres capaz de salvarnos del desastre que se avecina.

Gracias por leerme, próximamente continuaremos en un próximo capítulo

Pesadillas nocturnasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora