El comienzo

129 7 4

La vida sigue después de una pesadilla, aunque a veces las pesadillas se vuelven realidad, una noche todo cambio, las estrellas fueron testigos de lo que paso, las personas esconden monstruos dentro. Dormía a pierna suelta, pero esa noche un ruido inhumano me despertó o tal vez fuera el alarido más escalofriante que pude escuchar, abrí los ojos en la penumbra y permanecí atenta, no estaba segura si era producto de una pesadilla. Otra vez ese alarido, pero no era posible, el único habitante a parte de mi, era mi novio Alex.

Me levanté, me puse la bata y salí, llamé a Alex, pero nadie respondió, me dirigí hacia el salon, ya que una débil luz indicaba que allí había alguien, con voz trémula lo llame, pero solo me contesto el silencio...

Continuará

Pesadillas nocturnas¡Lee esta historia GRATIS!