Capítulo 5

20 1 0


El camino se complicaba por momentos pero no era hora de rendirse, la guerra no había terminado, no sería fácil pero encontraría el camino de salida, era mi única oportunidad de sobrevivir.

A la luz del día el bosque parecía menos tenebroso que de noche, menos fantasmal y pude tranquilizarme un poco. Lo siguiente que tendría que hacer es saber lo que haría a continuación, me encontraba dentro de una pesadilla muy real y despertar no era la solución.

A quien pedir ayuda, nadie me iba a creer, estaba confusa y mis fuerzas iban decayendo, de repente me vino la respuesta: Max. Max era un chico bastante peculiar, lo conocí hace unos años de casualidad, en una exposición de brujería, solo él creería lo que me está sucediendo, debería encontrarlo, si no recordaba mal, vivía al otro lado del lago.

Me puse en camino, todavía quedaba un largo camino que recorrer, mis reservas de agua y comida menguaban, esperaba encontrar algo por el camino, pero ahora lo más importante era alejarme de allí, lo más rápido posible para sacarle ventaja.

Continué hacia el sur, no me gustaba mucho el camino, era complicado, no era llano y había mucha pendiente y por la noche podía resultar más terrorífico, contaba la gente que en esa zona se encontraban los animales más siniestros. No quedaba mucho para la entrada del bosque de las sombras, llamado así por su denso follaje que hacía que no entrara ninguna luz, ya sea de la luna o del sol, era el bosque donde siempre era de noche y no se podía ver ni una sombra.

Sabía que estaba sola en esta aventura, que mi historia era difícil de creer, pero en estos momentos me sentía fuerte y tal era mi empeño en salir con vida que haría todo lo que estuviera en mi mano para ganar la batalla.

Al fin, delante de mí, en todo su esplendor, se habría paso el famoso bosque, cuenta la leyenda que quien se adentra en él, no sale con vida, solo eran leyendas, pero en las últimas horas, ya creía que todo era posible.



Pesadillas nocturnas¡Lee esta historia GRATIS!