Capítulo 7

23 2 1


Hola, si, hace tiempo no actualizaba ni me pasaba por aquí, he estado muy ocupada, pero al fin, he decidido seguir la historia, no la voy a dejar así, en ocasiones escribo por inspiración del momento, no será perfecta, pero espero que os guste, ya habrá tiempo de darle un repasito.

----------------

Seguimos con el momento del ser misterioso del bosque

----------

Me movía con cautela, no necesitaba que notara mi presencia, no era el momento adecuado, quería averiguar que era capaz de hacer, su instinto de supervivencia, sé que albergaba energía dentro, aunque ella no lo supiera, pero tal vez la situación haría que todo cobrará fuerza, no tenía lugar a dudas, de que si eso pasaba, se sorprendería.

Actuaba por intuición, de eso no cabía duda, desde mi escondite, le hice un círculo de protección a su alrededor, mientras descansaba, no era tan malo, en cierto modo me divertía la situación.

Aproveche y me alejé hacia el lago, necesitaba un baño urgente, a este paso, notaría mi presencia por mi olor particular.

Me desnude, me introduje en el lago, notaba el agua helada, me sentí en libertad, no estuve mucho rato, no quería perderla de vista por mucho tiempo.


Después del baño me sentía mucho mejor, comí algo de lo que guardaba en el zurrón de camino.

Seguía durmiendo, aprovecho y os cuento un poco de mí.

Mi nombre es Ruack, pertenezco a un clan muy antiguo ( algunos nos confundirán con elfos, no lo somos), encargados de la protección del bosque, enemigos de la tribu Aknet, son como nosotros, desviados del camino en alguna parte de nuestra historia, se revelaron, luchamos y vencimos, no sin rastro de sangre y perdida de algunos de los nuestros, dos dioses eran nuestra guía, Rein y Akun, en principio los dos eran considerados benévolos y estaban a nuestro lado, un buen día Akun apareció distinto, se revelo, intento que acudiéramos todos a su lado, solo una parte lo hizo, se hicieron llamar Aknet, nosotros seguimos a Rein, formando Reinask, los aknet se infiltraron en el mundo humano para pervertir el alma humana y causar terror. Nuestra misión ahora era localizar a los Aknet y llevarlos lejos para que no pudieran hacer el mal.


Lo dejó aquí por hoy, prometo volver pronto. Espero que os guste

Gracias por leerme

Gracias por leerme

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Pesadillas nocturnas¡Lee esta historia GRATIS!