Capítulo 2

46 3 0

Me dirigí hacia el bosque, allí seguro encontraría refugio y me seria más fácil huir de la bestia, era de noche y no había luna, parecía que los astros estaban en mi contra sobretodo cuando empecé a notar gotas, empezaba a llover, y algo me decía que no serian cuatro gotas de nada,el viento hacia mecer las hojas, junto al crujir de las hojas al pisar con mis pies, la noche iba a ser muy larga como no encontrara refugio pronto.

Note una respiración en el cuello, mi cuerpo se tenso, era como una premonición, nunca había creído en espíritus ni en magia, pero tal como estaban sucediendo las cosas, ya no sabía en que creer, dudaba de todo, mis emociones estaban a flor de piel y todo me sobresaltaba.

La lluvia y el viento no ayudaban mucho, mi ropa empapada hacia que la sensación de frío fuera mayor.

Caminando sin rumbo, mojada, agotada y hambrienta divise entre los helechos una pequeña obertura, me dirigí hacia allí para ver si me podía resguardarme allí hasta que pasara la tormenta.

Entre, suerte que cogí una pequeña linterna antes de salir de la cabaña, había suerte, era profunda y había suficientes recovecos para que pudiera ocultarme, me quite la ropa, quedándome en ropa interior y la extendí esperando que se secara algo, saque un trozo de pan y queso para comer, estaba hambrienta, me tumbe bajo una pequeña manta, no era muy grande pero suficiente para acurrucarme bajo ella.

Me dormí unas tres horas, sin nada que me sobresaltara, comí algo y comprobé la ropa, algo se había secado, pero debido a la humedad de la cueva tampoco esperaba milagros y no quería hacer fuego, no quería que nadie viera donde me escondía.

Seguía siendo de noche, pero al menos había dejado de llover, decidí continuar el camino para alejarme lo más que pudiera, algo me decía que las cosas no iban a acabar así.

El bosque resultaba tenebroso, permanecía alerta a cada sonido, en un par de horas amanecería y todavía no sabía que hacer, no sabía a que me enfrentaba, no sabía si alguien me creería, era una locura, aún pensaba que era una pesadilla y esperaba el momento de despertar.

Pesadillas nocturnas¡Lee esta historia GRATIS!