14

1.1K 64 7
                                    

"Escape"

﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌

Desperté al escuchar a mi padre gritar; "Número ocho" desde horas.

──Ya voy padre ──Grite un poco para que pudiera escuchar y me dirigí a la ducha.

Hoy Aidan llegaría, y yo no estaría ahí...

Suspiré de forma leve, quería llorar por ello, pero ya no tenía tan siquiera lágrimas para eso.

Me levanté de la cama y me duché para luego bajar.

Y sí, mí padre me puso a estudiar por toda la mañana, eran incluso las 6 y no había comido ni desayunado nada.

Por lo que él me dejó retirarme a comer algo.

Suspiré mirando a la ventana mientras comía algunas fresas.

Aidan había llegado hace mucho, y yo no había estado ahí para él, esto no me gustaba, lo extrañaba tanto, hoy por fin podría verlo, pero no pude por Vanya.

Suspiré pesadamente y me senté mientras mamá preparaba algo para mí.

──¿Por qué esa cara, cariño? ──Me miró sonriente mientras freía algo.

──No es nada, mamá ──Susurré desanimada y suspiré jugando con el tenedor.

Ella me dió un plato con dos huevos fritos y un tocino, formando así una cara sonriente, al verla ella sonreía, mamá siempre estaba sonriendo.

──Disfrútalo, cariño.

──Muchas gracias, mamá.

Ella se retiró y yo comencé a comer, escuché el teléfono de la casa sonar y me dirigí a contestar, pero papá ya había tomado el teléfono.

──Pues T/n está castigada, no irá, quiza mañana tampoco, tal vez ella no debería trabajar más.

Mis ojos se abrieron como platos al oír lo último y me dirigí a mi habitación lavándome rápidamente los dientes.

Puse una almohada debajo de mis cobijas y cerré la puerta con seguro, si papá entraba sin importar el seguro pensaría que estaba dormida.

Miré la ventana y suspiré, me pusé un short por debajo de la falda y me puse en el marco de la ventana.

No importaba nada, vería a Aidan así fuera lo último que hiciera.

Comencé a bajar de forma suave hasta que me tropecé con torpeza y caí al suelo.

Afortunadamente habían pajas ahí, que al parecer eran para entregar o algo, pues el señor encargado me vió furioso.

Antes de que llegara a mí para reclamarme por estropear la paja me fui corriendo a la empresa.

Antes de llegar me dirigí al baño y me arreglé mucho mejor, Aidan no podía verme así.

Arreglé mi falda y me dirigí a la oficina de mi amado.

Hasta que unas manos me tomaron.

──¿p-papá? ──Dije asustada al verlo y él me jaló con todas sus fuerzas.

Me llevó a casa nuevamente en el auto, tenía una marca roja en el brazo.

Al llegar me seguía tomando rudamente y me sentó en el sofá.

──Gallagher y tú tienen una relación, es por eso que quieres trabajar ──Dijo mirándome de forma fija y yo negué.

──N-no papá-

The Other Woman| Will always cry herself to sleepDonde viven las historias. Descúbrelo ahora