12

1K 77 5
                                    

"Five"

﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌
─¿Qué...? ──Fue lo único que salió de mi boca.

──Sí, no sé cuántos años pasé ahí, pero te aseguro que soy casi de tu edad, un poco mayor quizá, dos o tres años mayor que tú...

Seguía asombrada, no comprendía nada de lo que estaba ocurriendo.

──¿Por qué?, ¿por qué te fuiste? Me dejaste sola Five, yo-

Me tomó de la mano acariciándola y lo solté.

──No, eso no está bien.

──Joder, siempre has dicho lo mismo ──Se levantó de su asiento acercándose a mí──. Sabes que sólo somos hermanos adoptivos, no verdaderamente hermanos...

Negué y él me tomó del rostro.

──Te ves tan hermosa como siempre... Te lo eh dicho desde que tengo once ──Acarició mi rostro──. Ahora yo tengo veinte, cariño, pero sigo pensando lo mismo.

Quité sus manos de mi rostro.

──No te asustes, ¿si? Papá nunca se enteró, nunca se enterará tampoco ──Dejó un beso en mi frente──. Ya te dije desde que apenas entramos a la pubertad que esto está bien.

Me levanté de el asiento.

──No Five, no está bien, yo tengo a-

Se acercó a mí y me tomó de la cintura pegándome a su cuerpo sin dejarme terminar la frase.

──Sé que tienes miedo, siempre has querido la aprobación de papá ──Dijo frustrado.

Era verdad, por eso nunca acepté ser su novia, papá siempre nos prohibió eso.

──Pero ya no pienses en esa mierda cariño ──Acarició mi cintura──. Yo estoy aquí para tí, no necesitas al viejo.

Sentía su respiración cerca de mis labios, pero no quería volver con Five, tenía a Aidan.

──Five... Por favor, detente, debo decirte algo.

──Si me das una oportunidad más juto que no te decepcionaré, no te dejaré de nuevo, ¡no lo haré! Dejarte sola nunca fue mi intensión, si lo hubiese sabido yo...

Pase mi dedo por sus labios indicando que se callara.

──Five, te amé mucho, pero yo en estos momentos no puedo corresponderte más.

──¿Por qué no? Si nos amamos.

Negué y me alejé, él me soltó al darse cuenta de que no quería que me siguiera abrazando de esa forma.

──Five, yo tengo-

Se escuchó algo caer por ahí y me llevó cargando como un costal de papas a su habitación.

Él tomó mi vestido para que no se notara nada, a pesar de que siempre quizo estar conmigo seguía siendo un chico respetuoso.

No entendía por qué él se ponía tan nervioso al oír algún sonido.

──¿Qué ocurre?

──Bien... Hay muchas cosas que debo explicarte.

Estuvo diciéndome cómo al quedarse barado trabajo para una comisión pues había estado en el apocalipsis, pero nunca supo la fecha de este.

Y que ahora esa comisión lo buscaba, también me contó cómo sobrevivía ahí, como comía lo que hubiese con tal de no morir, como los chocolates que decían nunca caducar eran pura mierda.

Y como estuvo intentando volver por mí.

──¿Y por qué te buscan? ──Ladee levemente mi cabeza con curiosidad.

Suspiró. ──Trabaje ahí asesinando en ese lugar ──Lo miré asombrada──. Debes creer que soy un mounstro ──Agachó su cabeza.

Five podía ser de todo, menos un asesino, o eso era lo que yo pensaba.

──Te prometo que sólo lo hice por sobrevivir, detestaba asesinar a las personas, y esa es la razón por la que escape ni bien pude...

Abrí mis ojos como platos al oír eso.

Me miró, su mirada era triste y baja.

Sólo lo abrazé, lo había extrañado demasiado durante estos años.

──Comprendo Five, no pienso que eres un mounstro, ¿si?

Me abrazó con fuerza aferrándose a mí.

Como si nunca hubiese recibido un abrazo en su vida.

──En serio te amo, cariño mío, y no me importa si no quieres corresponder, lo comprendo, pero siempre te voy a amar.

Suspiré y me alejé de él.

──Five... Tengo novio.

Sus ojos se cristalizaron haciendo que el brillo de estos se fuera, se veía que quería llorar.

──Que afortunado es ──Froto sus ojos sacando las lágrimas──. ¿Te sientes bien con él?

Asentí y él suspiró.

──Si eres feliz con él es más que suficiente, T/n.

Me abrazó nuevamente y acaricio mi espalda.

──Quiero que sepas que te amo aún así, pero no me acercaré de nuevo en aspecto romántico hacia tí, no quiero incomodarte ──Dejó un beso en mi frente.

──En serio te lo agradezco.

Él negó abrazándome.

──No debes agradecerle a alguien por no incomodarte, T/n.

Acaricié su espalda.

──Five, debo irme...

Él asintió y se separo suavemente.

──Antes de eso, te tengo un obsequio ──Dijo sacando algo de su saco.

Sacó una pequeña cajita dándome un collar de corazón, el cuál tenía adentro una foto de los dos con el traje de la academia.

──Quizá lo quieras usar, o quizá no, pero quería que lo tuvieras, me costó conseguirlo y era la única foto que tenía en el apocalipsis-

Lo abrazé nuevamente y tomé el collar.

──Lo usaré, porque eres una persona a la que quiero mucho, Five. En serio lamento no poder corresponder tus sentimientos, yo espero que puedas encontrar a otra chica que sí te dé lo que mereces...

Correspindió a mi abrazo fuertemente y negó.

──No pienses en eso, me diste más de lo que merecía, creéme, si necesitas algo estaré para tí.

Asentí sonriendo, las lágrimas se hicieron presentes, había extrañado a Five, era la única persona de la academia con la cual podía hablar de lo que fuera y él me comprendería sin importar nada.

Él limpió mis lágrimas.

──Sabes que detesto verte llorar.

Asentí y suspiré.

──Lamento no poder llevarte a casa, en serio.

Negué mirándolo y me separé.

──Sabes que sé cuidarme muy bien.

Él rio y asintió.

──Lo sé, esto es prueba ──Dijo mostrándome su mejilla aún roja.

Reí levemente y le dí un leve golpe en forma de broma.

──¿Te puedo ver mañana? Sólo si quieres.

Asentí y fui a casa después de despedirme de él.

Nunca pensé que Five volvería, fue una gran sorpresa eso, pero una linda sorpresa, habia extrañado a mí hermano.

The Other Woman| Will always cry herself to sleepDonde viven las historias. Descúbrelo ahora