4

1.5K 81 45
                                    

"Sexo en la oficina"

﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌﹌

Sus manos bajaron a mis muslos, haciendome sentir un leve escalofrio por mis piernas.

Nos separamos de aquel apasionado y largo beso.

──Tu boca está roja ──Dijo, mientras veía mis labios con atención.

Relamio sus labios y volvió a atacar los míos, esta vez dando leves mordidas.

Yo sólo soltaba jadeos y él dió un azote en mis muslos descubiertos por el vestido.

No podía creerlo, me iba a follar mí jefe al cual conozco apenas desde hace unos días.

Sus besos bajaron a mi cuello, haciendo leves marcas en este, sus labios delgados y rosas se sentían tan suaves...

Hice mi cabeza hacia atrás dándole más acceso a mi cuello, él aprovechaba para marcarme más y más.

Sus dedos empezaron a juguetear con el incio de mis bragas y empezó a bajarlas.

Estaba tan mojada que no me importaba una mierda si alguien nos veía.

Su dedo pulgar acarició mis labios vaginales.

──Estás tan mojada...

Lo ví agitada, no podía decir nada, me estaba dejando llevar por el placer.

──P-por favor ──Gemí──. Entra en mí...

Él sonrió y dió un azote a mi coño haciéndome soltae un gemido fuerte.

──Ruegame, ruega por que tu jefe te folle con sus dedos.

Jamás le rogaría a nadie, pero Dios, ese ojiverde...

Sus ojos verdes brillantes me veían con deseo, me estaba comiendo con la mirada.

──T-te lo ruego ──Dije bastante agitada──. Fóllame Gallagher...

En ese momento, pude notar como sus ojos se pusieron un poco grises, y metió dos dedos en mí de una sola estocada.

Grite al sentirlo adentro, sin esperar más, empezó a moverse.

──J-Joder Gallagher.

Él gruñó al escucharme.

──Adoro que gimas mi apellido.

Bajé mi mirada a sus pantalones; donde había un bulto demasiado grande y al parecer duro.

Sus dedos se empezaron a mover en círculos, podía sentir como los apretaba.

──Carajo, sí que estás estrecha ──Gruño.

Sus ojos estaban fijos en mi coño, viendo como sus dedos entraban y salían de este.

──No sabes lo mucho que desee este momento, desde que te ví con esa faldita pequeña empapada por la lluvia ──Solte un chillido escuchando sus palabras──. Desde ahí quiero tenerte como a una zorra sólo para mí.

Las palabras de él eran tan jodidamente excitantes...

Metió otro dedo en mí haciéndome dar un pequeño saltito por la sorpresa.

──Ahora te vas a arrodillar a chupar mi polla.

Lo mire a los ojos sin dar respuesta alguna.

Me dió una cachetada y ahueco mis mejillas haciendo que lo viera, sin dejar de mover sus dedos adentro de mí.

Hizo un movimiento con los dedos diciendo "sí" mientras sus ojos verdes me veían con ganas de querer follarme todos los días.

──Te dí una orden.

The Other Woman| Will always cry herself to sleepDonde viven las historias. Descúbrelo ahora