Especial de Halloween [Parte 1]

757 76 72
                                                  

31 de Octubre de 2019

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

31 de Octubre de 2019. 20hrs.

El turno nocturno había empezado hace una hora, y muchos de los que habían llegado sabían que les esperaba una noche agitada. New York era un caos. El tráfico era insoportable como siempre, y a eso había que agregarle cierta alegría que invadía a todos esa noche de otoño. Para algunos Halloween era su festividad favorita, esperaban todo el año para poder lucir el disfraz que habían preparado con esfuerzo. O simplemente pasar el rato en familia, con los niños pidiendo dulces. Fiesta, diversión, cuentos de terror, y quién sabe qué otra sorpresa depare la noche. Para quienes cubrían turno esa noche en el Plaza las cosas eran distintas. El trabajo sería intenso.

El día anterior Emily estuvo a punto de colapsar cuando por poco se le va de las manos una sobreventa de reservas, pero tuvieron suerte con algunas cancelaciones de última hora. Esa noche el hotel tenía casi todas las habitaciones ocupadas, y las que faltaban llenar serían de un grupo de incentivo que llegaría a eso de las 4am, o al menos eso le habían avisado. Y como ella quería que todo saliera perfecto, decidió hacer unas maromas con los horarios e ir a trabajar esa noche para esperar al grupo en la madrugada.

La noche de Halloween no era algo que la ilusionara en realidad. Hace un año exactamente que Harry Clempson intentó tomarla a la fuerza en la fiesta en el apartamento de Cameron. Y también había muerto una noche como esa. Ahí mismo. No quería pensar en tonterías, mucho menos imaginar que el alma en pena de Harry andaba cerca. Tampoco podría afirmar que fuera una escéptica, durante sus años trabajando en El Plaza había visto y oído cosas que escapaban a la lógica. El hotel tenía años de funcionamiento, y como cualquiera de su categoría, había sido testigo de varias muertes violentas. Harry no fue ni el primer ni el último yonqui en morir de sobredosis en el hotel. Ah, pero eso no era todo.

Suicidios y accidentes eran lo más común. Alguien podía resbalarse al salir de la ducha, por ejemplo. O podía tener un ataque sin que nadie se entere hasta el día siguiente, cuando hosekeeping tocara varias veces la puerta y no tuvieran noticias del pasajero. Emily recordaba especialmente el caso que vivió una chica de hosekeeping, una que entró justo un año antes que Camilia. Se trataba del tour leader de un grupo de indios. Emily incluso lo vio esa noche antes de irse, el hombre la saludo y le contó muy animado que iría a darse una ducha para ir a cenar a The oak room con su grupo. A la mañana siguiente Emily supo que ese hombre nunca llegó a la cena, y no lo habían visto en el desayuno.

La muchacha en cuestión llegó a limpiar la habitación. Tocó la puerta las veces reglamentarias, y como nadie la detuvo pasó sin problemas. Pero había alguien en el baño, pudo escuchar el agua de la ducha correr. Avergonzada, quiso irse para que el huésped no se moleste. Pero la puerta estaba entreabierta, y fue entonces que sin querer lo vio. A ella tuvieron que llevársela de emergencia por un ataque de pánico. Y claro, si encontró el cadáver de aquel hombre en la ducha. Tenía todo el cuerpo morado, los ojos abiertos y el cuello roto. Se había caído por accidente esa noche antes de ir a cenar con su grupo. Ese tipo de cosas eran comunes en los hoteles, pero a Emily siempre la dejaban nerviosa. Por eso cogió la lista con los requerimientos del grupo para supervisar que todo estuviera en orden para distraerse.

Calidad TotalDonde viven las historias. Descúbrelo ahora