Cínicos

116 18 2

Ya tengo la lección aprendida,

de tanto escuchar a escondidas,

de oír conversaciones prohibidas           y

de ver relaciones podridas.

El cinismo tangible tras una pared,

materializado en palabras

que duelen más que sangran,

ya que la sangre solo se ve

cuando se derrama.

Oír a oscuras,

para no ver reflejada

la sinceridad de las

mediasverdades,

que se gritan

como si fuesen

realidades.

Escuchar a tientas,

para  evitar chocarme

contra la pared,

que contenía

este desastre.

Desaparecer,

solo pido eso.

Quiero bajarme

de este tren.

Volatilizarme,

no dejar rastro

de mi ausencia

en la Tierra.

Evaporarme,

fundirme con

las nubes y

que parezca

que nunca estuve.

Teletransportarme,

acabar en un

paraíso salvaje.

En el fondo,

todos somos

unos cínicos,

dejamos las

mediasverdades

encerradas,

hasta  que

llegue el día

que estallen.

Y sea demasiado tarde.

Cicatrizando versos¡Lee esta historia GRATIS!