Mujer tormenta

181 30 5

La mujer tormenta se ha despertado

ha visto que llegaba el invierno

y me ha matado.

Ha cogido la artillería pesada

y se la ha escondido bajo la almohada

esperando una próxima víctima,

valiente de meterse en su cama.

La mujer tormenta

Afila cuchillos con las uñas

mientras te susurra versos de Neruda.

Entre asalto y asalto llora,

está desnuda,

no hay cuerpo de flores

que la cubra.

Su cuerpo de flores

se lo quedó el mes de Abril

creándola una bonita cicatriz

la cuál me permite curarla a versos

dando tiempo al tiempo

y sol al viento.

Hubiese sido un buen final

esto de querernos,

una pena

que me matases

ya hace tiempo.

Cicatrizando versos¡Lee esta historia GRATIS!