71 11 1

Llevo durmiendo meses

en el aeropuerto

y tu sigues en tus treces,

que no me crees

que no me quieres

parece que no me entiendes.

Puedo volar a tu casa

y postrarme a tus pies

en una canción,

repitiéndote el estribillo

hasta que te lo aprendas,

hasta que comprendas que

me echas de menos

que te falta el aliento

cuando me quitas el sueño

y que cuando

mis buenas noches se retrasan

no duermes tranquila,

sueñas y tienes pesadillas.

Se acabó eso de planificar la vida

ya no pasa nada, solo el tiempo

aprovecha y quiereme una rato

te dejo dos minutos para pensarlo.

Si tardas más avísame

para que vaya abriendo el ron

ese que me hace daño mientras me cura

y no se burla de mis dudas.

ese que hace ya tiempo

me da más calor que tus abrazos

aún llenándolo de hielos.

Cicatrizando versos¡Lee esta historia GRATIS!