Norse 2/2

6.5K 610 60
                                    

[dragon/sacred gear hablando]

''Personaje hablando''

«pensamiento»

~acción entre diálogos~

»Comunicación por círculo mágico«

×Nta (nota de autor)

{Ataques especiales}

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

El tiempo pasó nuevamente, ya había llegado la fecha límite, y Abbadon se encontraba mirando las últimas dos horas de enfrentamiento entre Einar y Labyrinth, estaba satisfecho con el trabajo de su serpiente, veía la frustración en los ojos del escandinavo cada vez que era rechazado, cada golpe, coz, cabezazo, todos y cada uno hacían bajar los pocos granos de arena que quedaban en el reloj, pero la pregunta era si el tiempo alcanzaría o si el mismo tiempo le daría el empujón que necesitaba.

"Te dije que podías quedarte en casa si querías"- Reprochó a Yaya que se transformó en gato y se metió en el abrigo de Abbadon -"Bueno eso también es una opción"- Miró hacia abajo mientras una cabeza verde asomaba

"Yaya ya no tiene frío"-

"Eso es bueno, ¿Quieres?"- Le ofreció una barrita de chocolate que aceptó

Einar luchaba cómo nunca en su vida, estaba dando todo de sí, incluso más de lo que podía, sabía que después de ésto probablemente sus músculos estarían tan estresados cómo su mente, aquellos sueños que le decían que su debilidad era su humanidad eran habían sido muy frecuentes, hasta podía asegurar que ahora mismo la estaba escuchando, esa voz que lo incitaba a abandonar su humanidad, pero el no estaba seguro, estaba al borde del precipicio, pero la cuerda que veía no sabía si era de fiar, ¿Y si el problema era el? Entonces habría sacrificado el legado de su madre en vano, ¿Realmente era digno? ¿Éste era su límite? ¿Tan débil era que no podía siquiera forzar al Minotauro a dar literalmente un paso en falso? Y las dudas seguían, todas implantadas por aquella misteriosa voz de la cuál no sabía su procedencia. Ahora mismo lo único que podía hacer era dar todo de si mismo para intentar aprovechar el lapsus de tiempo restante y aprobar, de ésa forma podría al menos no tener el arrepentimiento de no haberlo dado todo.

Conforme pasaban los minutos, aquél pensamiento positivo se transformaba en dudas, esas dudas en incertidumbres y esas incertidumbres en acciones erráticas, simplemente no podía pensar bien mientras era aplastado aún dándolo todo, no lo soportaba, odiaba no ser más que apariencia ante el mundo sobrenatural, entre los simples humanos el podría ser una eminencia, pero ante aquellos con poder no era nadie, y el Minotauro se lo demostraba con cada puñetazo, ahora mismo su orgullo roto, sus esperanzas por el suelo y la humillación de ver que su rival simplemente nunca necesitó de un arma para vencerle le provocaban náuseas. La simple imagen de Thor viendo cómo su nieto era vapuleado mientras su padre lo veía con vergüenza le hacía hervir la sangre, pero nada podía hacer para detener lo inevitable, su destino era perder, y todo por culpa de una ascendencia mayormente humana, sí, todo era culpa de su humanidad, si el fuera más dios, podría acceder a la magia y si tuviera magia podría causar aún siquiera un simple rasguño en la piel del humanoide frente a él. Incluso las palabras de Abbadon resonaban en su cabeza “¿Incluso si significa renunciar a tu humanidad?” ahora podía dar una respuesta en condiciones, y ésa no era otra más que una afirmación, no quería ser más un humano, quería ser algo más poderoso, algo de lo que no se avergüence. Quería poder ir a Asgard y decir, “Soy Einar hijo de Magni, nieto de Thor” y que su padre junto a todos por fin lo aceptaran, no negaría que en un principio pensó quedarse allí, con los dioses nórdicos, pero si ése día verdaderamente llegaba, entonces sería ingrato de su parte abandonar al hombre que le dió una oportunidad, una esperanza. Con la determinación en su punto de auge, incluso estoy dispuesto a rogar por la oportunidad, rebajarme a los pies de una sola persona, los pies de mí señor.

Un Camino Gris - (Naruto x DxD)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora