Los ojos de Thánatos 2/2

7.4K 663 106
                                    

[dragon/sacred gear hablando]

''Personaje hablando''

«pensamiento»

~acción entre diálogos~

»Comunicación por círculo mágico«

×Nta (nota de autor)

{Ataques especiales}

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

Tres días habían pasado desde que Abbadon apresó al Angeloid de Hades, en ése tiempo Labyrinth regreso a estar en forma, algo bueno, porque gracias a ello Abbadon era capaz de subir grandes cantidades de metros en poco tiempo. Actualmente se encontraba en los hombros del Titán que lo veía de reojo.

"Suerte allí arriba demonio, debes tenerla si quieres pasar por Thánatos, recuerda su vista, nada escapa de ella, juega sucio, utiliza todo a tú alcance para llegar a la puerta, y sobretodo no utilices mí poder a la ligera"- Aconsejó el Titán

"Lo tendré en cuenta Cronos, me aseguraré de que Hades esté más que enojado luego de que me vea"- Siguió escalando hasta llegar a su cabeza

"Eso espero"-

Una vez dentro de la sala, Abbadon dejó caer al Minotauro y miró a su oponente, un dios, aquél que cuidaba el Tártaros. Su mirada no decía nada, y parecía no estar por actuar a menos que su oponente diera un paso adelante. Abbadon se encontraba sudando la gota gorda, no temía a la muerte, pero tampoco era un suicida, conocía sus límites y podía decir que éste hombre era un clase suprema. Tal vez no a la par de Hades o el mismísimo Satan, pero aún lo era. Cuándo pensó que estaba por atacarlo, simplemente se quedó mirandolo mientras poco a poco su espada desenfundaba su filo.

 Cuándo pensó que estaba por atacarlo, simplemente se quedó mirandolo mientras poco a poco su espada desenfundaba su filo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

"Demonio, mueve tu pié un sólo milímetro de tú ubicación y me encargaré de rebanar tú cabeza"-

"Ja, así que por eso Hades me mandó al Tártaros, contigo en mí camino será casi imposible pasar"- Le sonrió con los ojos cerrados -"Pero cómo dije, casi"- Cargó un enorme Rasengan y lo chocó contra el suelo, agrietando la estructura y soltando una pequeña nube de polvo y miasma

Nuestro demonio de sangre pura se movió, pero cuándo lo hizo una espada chocó contra el Rasengan que tenía contra su cuello. Había asumido que el dios no se retractaría de su palabra y su primer punto a atacar sería su cuello, y acertó. Si bien su ataque no le hizo nada a Thánatos o su espada, fue suficiente cómo para parar su filo, por lo que sus manos estarían cargadas para llegado el momento, pero ésta vez con el plus que le daba el necronomicón.

La cabeza de Abbadon estaba maquinando más que nunca, ideando planes, estrategias y técnicas que podría usar, mientras intentaba sobrevivir a los cortes de Thánatos.

El dios de la muerte arremetió contra el joven demonio que por alguna razón que no podía comprender lo estaba esquivando, su poder era mayor, así cómo su velocidad, debería haberlo matado hace mucho, pero el mocoso seguía acortando metros a la puerta. Aunque tardó finalmente de dió cuenta, todo éste tiempo había estado calculando la trayectoria de sus ataques por la dirección en la que miraban sus ojos, algo impresionante, esas tácticas y precisión se veían únicamente en hombres y mujeres de gran trayectoria militar, que habiendo sobrevivido a guerras, peleas y enemigos obtuvieron el beneficio de la experiencia, única en su tipo.

Un Camino Gris - (Naruto x DxD)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora