Los ojos de Thánatos 1/2

8.2K 691 49
                                    

[dragon/sacred gear hablando]

''Personaje hablando''

«pensamiento»

~acción entre diálogos~

»Comunicación por círculo mágico«

×Nta (nota de autor)

{Ataques especiales}

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

Tres meses habían pasado ya, el poder de Cronos aún no se había amoldado a su cuerpo, incluso si lo había estado utilizando en contra de los monstruos de Hades, simplemente no podía usar el poder sin lastimar su físico, pero eso no quería decir que no había hecho avances, en lo que constaba a los rayos de Cronos (básicamente los del GOW2) el titán había aconsejado enormemente al demonio, desde su óptima utilización, hasta dándole ideas. Todo ésto sucedió fuera de la mirada de Thánatos, cuyo único propósito era vigilar la puerta y los titanes, ignorando al demonio que calificó cómo una amenaza menor e insignificante.

Pero las constantes derrotas de sus bestias ponía de los nervios a Hades, que mandó a su creación personal, una que creó a partir de las almas que el propio clan Bune les había entregado, lo había llamado Angeloid, un monstruo sin mente creado a partir de las almas puras de los ángeles que habían sido enviadas al Hades. Angeloid no tenía mente, por lo que sus acciones no podrían llevarla a caer o mucho menos transformarse en un demonio, era su mejor arma y lo mejor de todo era que no necesitaba de magia para controlarla, cómo una bestia, lo había reconocido cómo su amo.

"Envía al Angeloid al Tártaros"- Ordenó a uno de sus grim reaper -"Veamos si sobrevives a ésto, fuí benevolente durante 5 meses, no lo seré nunca más"- Habló mientras sus ojos brillaban en rojo queriendo esconder la realidad de que había subestimado al demonio de sangre pura

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

"Wow, eso es lo más horrible que ví en mí vida, definitivamente es un ángel. El dios del inframundo no tiene buen gusto"- Afiló su mirada al ángel artificial

Mientras veía la monstruosidad que Hades había enviado, Abbadon invocaba al Minotauro que tanto lo había ayudado en su estancia en el Tártaros, obviamente su objetivo era asesinar a ésta abominación, pero el poder sacro que emanaba lo obligaba a estar a la defensiva, sin duda alguna era una entidad de nivel cadre, algo fuera de su alcance, pero no fuera del alcance del poder de Cronos, era su carta de triunfo y no dejaría que Hades se salga con la suya, él debería cumplir su parte de trato.

Mientras veía la monstruosidad que Hades había enviado, Abbadon invocaba al Minotauro que tanto lo había ayudado en su estancia en el Tártaros, obviamente su objetivo era asesinar a ésta abominación, pero el poder sacro que emanaba lo obligaba a e...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

La especie de ángel cargó una lanza de luz que lanzó contra Abbadon, el cuál la esquivó, pero no esperó que la misma lanza explotara al contacto con el piso y la onda expansiva le diera en la espalda.

"Difinitivamente no es una lanza normal, se supone que así no interactúan las lanzas de los ángeles, no sólo no puedo acercarme, tampoco puedo mantenerme cerca de las lanzas, lo mejor sería llevar ésto al aire, pero gracias a Hades no puedo hacerlo, Labyrinth es más rápido que yo, es mejor dejarle la parte física a él"- Llamó al Minotauro para subirse en su lomo y comenzar a dar vueltas -"Bien veamos cómo reaccionas a ésto"- Lanzó una enorme ráfaga de magia, quizá la más poderosa que nunca había hecho, resultando inútil, pero generando una enorme nube de miasma verde -"Siquiera un rasguño, Labyrinth, tu turno"- Se bajó dejando que el Minotauro se impulsara y conectara un golpe de martillo que clavó al ángel en la tierra dejando un pequeño cráter del cuál salió con un una herida, no muy grande pero una herida después de todo -"Bien, todavía tenemos el daño de nuestro lado, Labyrinth encargate de ella"- Corrió en la dirección contraria -"Debe haber algo en el necronomicón que pueda usar"- Comenzó a leer mientras el Minotauro se encargaba del ángel

Unos 15 minutos pasaron desde que Abbadon comenzó a leer y había encontrado poco y nada que pudiera servir contra oponentes de un nivel mayor o ángeles, sólo eran técnicas que si bien eran útiles, sólo funcionarían con el poder necesario, nada del otro mundo, hasta llegó el punto donde cuestionó la inteligencia de sus predecesores, dejando de lado el necronomicón

"Una técnica capaz de penetrar en sus defensas, si tan sólo tuviera chakra podría... Podría hacer el Rasengan"- La luz finalmente se vió al final de la oscuridad

Las posibilidades de hacer una técnica similar al Rasengan eran infinitas, después de todo se trataba de una esfera de energía pura que se encontraba en constante movimiento, ya había masterizado ésa técnica y tenía un control de magia envidiable, por lo que no debería costarle mucho lograr copiar la fórmula en un poder que era incluso más estable que el chakra, por lo que sin nada que perder comenzó a crear la esfera.
Ciertamente le fue mucho más fácil que antes, incluso se animó a maximizarlo cómo había hecho en el pasado con el Chō Ōdama Rasengan, costandole un poco pero al final logrando lo que quería.

Abbadon estaba a punto de saltar al campo de batalla cuándo tuvo que moverse a un lado dejando pasar a Labyrinth, el cuál chocó contra una roca, destruyendola en él proceso, eso fue preocupante, pero la preocupación se fue cuándo volteó su mirada al ángel, el cuál se encontraba sólo un poco peor que su Minotauro, el cuál estaba 100% fuera de juego, por lo que volvió al necronomicón.

"Bueno, bueno, pero que tenemos aquí, el pajarraco de alas blancas viene a pelear, lamento decirte que soy un demonio y el juego limpio no va conmigo, por lo que creo que es hora"- Soltó un ataque al suelo camuflando sus movimientos

En éste punto Abbadon y el Angeloid estaban en igualdad de condiciones, mientras que el demonio se había recuperado del primer impacto de luz en su espalda, el ángel artificial se encontraba en un estado deplorable ahora mismo, lo suficiente cómo para que Abbadon pudiera hacerle frente.

Pero el ángel había aprendido, utilizando una de sus lanzas, la estrelló contra el suelo logrando que el miasma desaparezca, pero no lo suficientemente rápido para localizar a Abbadon el cuál saltó y con la ayuda de Kushina se impulsó para estrellar su nuevo Rasengan en la espalda del ángel, causando daños internos.

"¡Estoy emocionado! ¡RASENGAN!"- Gritó nuevamente su técnica para que la ángel caiga, pero no sin antes recibir un último golpe de parte de la magia de Abbadon

Una vez en el suelo, lo primero que hizo Abbadon fue comprobar si la bestia estaba muerta, pero grata fue su sorpresa cuando se dió cuenta que lo exterior era simplemente un caparazón y la verdadera batalla se estaba por acercar.

"¡Y una mierda!"- Gritó mientras usaba los rayos de Cronos para atacarla mientras estaba expuesta -"cómo si te fuera a dejar salir, ahora por tú culpa tengo los brazos rostizados"- Olfateó el olor de la carne rostizada haciendo una pequeña mueca, pero no de dolor, su tolerancia gracias al ambiente horroroso del Tártaros lo habían vuelto casi insensible -"Huele a mierda, Kushina, comienza a quitar la piel quemada con tú guadaña, mientras tanto yo curaré mis heridas"- Le ordenó al espíritu que comenzó a rascar la piel y cortar los pedazos de carne rostizada -"Que asco, parece que tendré que usar una lágrima de fénix aquí"- Se dió cuenta que no podía mover las manos en lo más mínimo, por lo que simplemente se lo dejó a Kushina

"¿Cómo se siente amo?"- Preguntó Kushina

"Bien, pero fastidiado, esas lágrimas valen más de lo que parece, no quería usarlas ahora, pero no..."- Cargó otro Rasengan cuándo el Angeloid se movió pero sólo para buscar aire, quedamos inmóvil en él suelo, mostrando su verdadera forma -"Va a ser que si tiene estilo ése sacó de huesos"- miró detalladamente a la mujer hasta que una risa llamó su atención -"¿Cronos?"- Miró al Titán

"Hazla morena y esa mujer es la viva imágen de Perséfone, hazla un demonio, quisiera ver su cara cuándo sepa que transformaste su juguete en un demonio cómo tú"-

"¿Cómo sabes de mis piezas?"- Preguntó extrañado

"Soy un dios, puedo ver claramente que lo que llevas en el bolsillo y en tú cuerpo tienen una esencia similar, es sólo deducción por el simple hecho de que los demonios tienen baja natalidad"- Reveló dejando satisfecho al demonio

"La totalidad de mis peones en una pieza que no podré usar, en fin, creo que valdrá la pena"- Sacó todos los peones de su bolsillo -"Vive para mí, levantate en el nombre de Abbadon Bune y sirveme para la eternidad"- Introdujo las piezas que comenzaron a brillar, sin embargo las alas de demonio no aparecieron en ella -"Que raro, la siento atada a mí, pero no puedo identificar ningún tipo de energía demoníaca en ella, por ahora lo mejor será que la encierre"- Abrió el necronomicón y potenciando su poder Implantó un sello mágico en la frente de la mujer que le impedía despertar, seguido de ello la encadenó y selló en el necronomicón -"El necronomicón no está hecho para soportar seres vivos, a lo sumo tardará seis meses en separar su alma, por lo que tengo tiempo para salir y guardarla en un lugar seguro"- Cerró el libro y comenzó a caminar hacia donde Cronos se encadenado.


Un Camino Gris - (Naruto x DxD)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora