Para vivir, hay que morir.

33.5K 1.3K 478
                                    


[dragon/sacred gear hablando]

''Personaje hablando''

«pensamiento»

~acción entre diálogos~

»Comunicación por círculo mágico«

×Nta (nota de autor)

{Ataques especiales}

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

En éste mundo no hay buenos ni malos, tampoco blancos o negros, eso es lo que aprendí mientras miraba el cadáver de Sasuke. Intenté todo lo posible, creía que entre lo negro de su corazón, todavía el viejo Sasuke estaba escondido, pero no fue así, nunca hubo un viejo Sasuke, y esa realidad me mostró el camino, un camino gris, salvaría a toda la humanidad, pero perdería a aquél que fue cómo mí hermano.
Ya no importaban las promesas, mucho menos quién era el malo de la película, simplemente cada uno veía su camino cómo el correcto y aquél que saliera vivo lo pondría en práctica. El mundo es cruel, en un momento estás peleando junto a tú amigo para luego pasar a pelear contra él.

En él momento en que estábamos peleando una pregunta cruzó por mí mente, aquella pregunta que pain me había hecho, "¿Cómo puedes hacer frente a todo ese odio que sólo busca construir paz?" Mí respuesta, finalmente la tengo Nagato, la verdadera paz no existe, es sólo un sentimiento efímero que se logra a través del poder, yo seré ese pilar que sostenga la falsa paz, mientras que Sasuke se transformará en el cimiento por el cuál todos sabrán quién es el que tiene el poder, a quién deben temer.

Kurama será libre el día de mí muerte, pero no pienso dejarlo en éste asqueroso mundo de odio, él junto a sus hermanos serán resguardados en otra dimensión, una a la que jamás podrán alcanzar simples ninjas cómo ellos.

Luego de matar a Sasuke, le conté mí plan al viejo Rikudō, qué simplemente aceptó mí voluntad y traspasó el poder que le dió a Sasuke a mí cuerpo, de esa forma conseguí el Rinnegan en mis dos ojos, pero para asegurarme cambié uno de los míos por el Rinnegan especial de Sasuke, de esa forma podría obtener los poderes oculares de ese extraño Rinnegan.

Así pasaron los años, mientras Naruto envejecía lentamente, la "paz" prosperaba, el clan Uzumaki se agrandó hasta los 15 miembros, tomando el cabello rubio y ojos azules cómo característica principal.

Naruto murió a los 160 años de vejez, el clan que había formado había tomado su lugar cómo pilar de la paz. Unos momentos antes, el Rikudō Sennin se había presentado ante él, con el fin de llevarse a Kurama, el cuál por segunda vez en su vida, había llorado la pérdida del mayor amigo que jamás pudo desear, Uzumaki Naruto había cumplido el cometido que los dioses le habían encargado, cómo el niño de la profecía trajo paz al mundo gris, eliminó a los bijū del mundo y se llevó consigo el único método por el que podrían llegar a ellos, sus Rinnegan, los cuáles fueron destruidos por sus propios hijos.
Ése día todo el clan Uzumaki lloró la pérdida de su amado líder, un sabio entre sabios, poderoso cómo ninguno y generoso cómo pocos.

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

Limbo

El limbo, un lugar dónde las almas vagan, aquéllas almas que no se sentían completas y/o simplemente no habían realizado todo lo que se propusieron. Usualmente éstas almas vagarían por la eternidad en la interminable oscuridad, sin embargo aquellas que tenían el poder suficiente podían detener su pasaje al agujero negro del que nadie sale. En éste plano imparcial incluso las almas más pútridas podían tener una segunda oportunidad, no cómo redención, sinó cómo una muestra de voluntad y de eso el Uzumaki tenía de sobra, su enorme poder y voluntad lograron doblegar la corriente que lo llevaba al agujero negro de dónde todo entra y nada sale. De ésa forma Uzumaki Naruto fue arrastrado a un nuevo mundo, abandonando lo que alguna vez fue su cuerpo, pero no aquello que lo hacía único, su conocimiento y experiencias.

Aquello que lo había impulsado a tomar una nueva oportunidad, o mejor dicho, arrebatarsela a un ser inferior fue su deseo de vivir tranquilamente, no quería tener el destino en sus hombros, no deseaba ser el niño de la profecía, y mucho menos seguir buscando la paz, esos deseos se los había entregado a sus descendientes el día de su muerte, ahora mismo quería vivir una vida tranquila, pero no aburrida.

En el proceso por el cuál el alma de Naruto buscaba un cuerpo, éste vió algo que lo dejó fascinado, una cabellera de color rojo, luego otra. Desde que conoció sus orígenes el color rojo fue de sus favoritos, y ahora veía lo que el consideraba un equivalente muy lejano a su antiguo clan, es por ello que decidió vivir en a su lado, pero no en su familia, al recordarle a su madre un sentimiento de nostalgia le impidió tomar el lugar de alguno de los bebés que tenían, por lo que simplemente se dedicó a buscar un recipiente que le gustara.

El proceso de reencarnación no sólo implicaba la suplantación, también la destrucción del alma del recipiente, de manera que la del reencarnado pudiera ocupar un lugar en ése "universo" y no causar un desbalance. Y si la pregunta es ¿Cómo Naruto supo todo ésto? Debemos darle las gracias a Uchiha Madara, quién a fuerza de voluntad y poderío puro reencarno en un mundo de dragones y DragonSlayer diferente al suyo.

Cuándo encontró al recipiente procedió a meterse en él, aunque no sabía que se trataba de el último superviviente de uno de los 72 pilares del inframundo, la familia Bune, famosos en él arte de la necromancia y por ser los creadores del verdadero y único necronomicón.

16 años después

"Abbadon Bune-sama, Lucifer-sama requiere de su presencia"-

"Si así lo desea Lucifer allí estaré"- Tomó su grimorio y se levantó de su asiento

Un Camino Gris - (Naruto x DxD)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora