Caby, Tigre Femenino - Capítulo X

29 2 0
                                    



Pocas cosas se aceleran en un período corto, como fue el caso del Club Atlético Tigre al incluir un plantel femenino en primera y reserva. Raúl Maiola el DT encargado del futuro equipo de "matadoras" aseguró que el fútbol femenino "está en ebullición".  Y pocas cosas como la tan esperada profesionalización del fútbol habían tardado tanto. 

Los cambios en el trabajo de Tigre van avanzando rápidamente. Ya se dieron cita algunas jugadoras para probarse en el club de  Victoria, y sí; también se dieron el gusto ex jugadoras. Como es el caso de Claudia González, alias "Caby". Con 43 años se volvió a probar, tiene la esperanza se jugar nuevamente en un club que tuvo la disciplina femenina incluso, antes de irse  a la B Nacional.

Antes de adentrarnos en la historia de otra protagonista aparte de Belén, (Claudia), no queremos dejar de plasmar, transmitir y reflejar la alegría y emoción que nos/me genera que por fin, el fútbol femenino que nos excluía (y en algunas partes nos sigue excluyendo) sea profesional, de primera y en condiciones esperadas.

Que Claudio Tapia, (Presidente  de la  Asociación de Fútbol Argentino) haya tomado y firmado las cartas en el asunto. El acuerdo con Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) habla para bien. Aunque haya sido sobre la marcha del año mundialista (2019), para las jugadoras, es un hito que quedará en la memoria de las futuras generaciones para siempre. Además de convertirse en historia para nuestro fútbol en general. Ese 16 de marzo del presente año, en pleno siglo XXI, las mujeres y la lucha feminista detrás han derribado un paredón que parecía indestructible y socialmente (por muchos sectores) blindado. Pasaron cien años para que este acontecimiento, por fin se lleve a cabo. 

¿Qué deberíamos saber para comprender el fenómeno del fútbol femenino?

Volviendo a los que nos quedó pendiente sobre Claudia, lo que ella cuenta bajo una coraza de desazón que apenas durará unas semanas (antes de que Maiola se comunique con ella) es que se muere por seguir jugando en Tigre, y siendo que su equipo este en cualquier categoría, eso no sería impedimento para "Caby".

Lo que sí no entiende, es la comparación que se hace entre jugadores y jugadoras. Siendo que, según ella es imposible comparar. Pero añade: "Messi no elige entre ir a entrenar o comer", cosa que nosotras cuando jugábamos sí lo hacíamos.  Ni siquiera muchas tenemos la preparación física que él tiene.

Cuenta según sus años jugando a la pelota y conociendo sobre el tema, lo siguiente:

Las jugadoras estadounidenses tienen mayor rendimiento y juegan desde chicas (AHÍ ESTÁ EL PUNTO/CLAVE). Acá en la mayoría de los colegios y escuelas del Estado se practica Volley, Handball, hasta se juega "al quemado" en las clases de Educación Física. 

Además, Caby hace alusión a que "hay orientación en arte – que no está mal –y muchos talleres que por ahí a las mujeres no las identifica". Habría que incentivar y promover todavía más el fútbol femenino, como se está viendo en los clubes de barrio y polideportivos.

Como aquel día, en que Belén se cruzó con una chica de pelo atado en el colectivo. Esta chica aparte llevaba consigo un bolso amarillo con rojo y puestos unos botines masculinos. Todo para poder jugar en el Club Güemes, del barrio.

Aquella niña, no tendría más de catorce años e iba acompañada por su padre. Las ganas de hacer fulbito siempre iban a estar.   

Otra de las cuestiones que Caby recuerda de su época de jugadora en Tigre y la Selección Nacional es la alimentación cada vez que jugaba.

Lamentablemente, es una realidad distinta. Una tenía que desayunar sí o sí en su casa e ir a entrenar sin quejas. A veces jugaban al mediodía  en el rayo del sol y no comían. Entonces la espera se hacía eterna.  Algo debían comer:

"Nos citaban a las tres, cuatro de la tarde y salíamos a las doce del mediodía para ir a Español. Eso es desigualdad", concluye Claudia. 

Una vez, jugaron contra J.J Urquiza y llegaron sobre la hora porque el chofer del micro que las trasladaba no encontraba el lugar. Sí, olvídense del Google Maps.

"Nos empezamos a cambiar arriba del micro",   comentaba Caby.

El relato no terminaba ahí. El equipo llegó a destino, se bajaron y fueron a jugar así, sin precalentamiento. Sin poner aquellos cuerpos en calor ni los pies en la pelota.

Una de las anécdotas que la llena de orgullo a esta jugadora sanfernandina, e hincha de Tigre, es haber formado parte de la Selección Argentina y viajar a México. Todavía aquellas sensaciones pueden notarse a través de su mirada. Entre otras cosas que exceden lo futbolístico pero sigue siendo fundamental, le viene a la cabeza un abundante desayuno de bienvenida en tierras aztecas. "Lo que te puedas imaginar", sintetizó.

Almorzad y Cenard- anécdota de Caby

Los días en el Centro de Altos Rendimientos (Cenard), Caby pasó bastante tiempo con la selección nacional. En aquel espacio apto para entrenar y trabajar duro de todos los deportistas, Claudia tiene recuerdos buenos y otros, no tan gratos. ¿A qué hacemos referencia? 

En particular a que, el equipo femenino de la selección argentina se sintió menospreciado y/o ignorado por Las Leonas (Hockey). En propias palabras de "Caby" ellas ni siquiera saludaban, ni se acercaron a charlar.  Como sí fue el caso de los seleccionados de básquet y rugby. En el comedor grande que había en el Cenard comen todos los equipos de todas las selecciones, "Las Leonas nos ignoraron por completo", - dice con cierto grado de desazón, Claudia.

Esa símil brecha entre deportes distintos, pero unidos por el género que los representa, hizo que la lucha sea constante para lograr pasos firmes. En palabras de Claudia, lo único que ella desea es jugar con la camiseta de Tigre, o por lo menos que las generaciones futuras lo hagan.

Raúl Maiola, flamante DT del equipo de fútbol femenino del Club Atlético Tigre, es además,  ex jugador del equipo de Victoria, Raúl siempre le vio futuro a las mujeres corriendo la pelota y vistiendo "los cortos". Antes en Excursionistas - sí el club en donde Belén juega – él ha logrado hacer buen equipo y con el que aún tiene contacto. Como Noe, una jugadora de Excursionistas, que le escribió hace poco para poder probarse en Tigre. Los vínculos y los grupos formados en los clubes sin dudas, permanecen.

Raúl dice "El fútbol femenino está en ebullición. Es lindo verlas jugar. Son muy capaces. Le ponen muchas ganas".



Ovarios y Pelotas: más que fútbol femeninoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora