Llegar a un Mundial con un montón de falencias, Belén se despide - Capítulo VIII

38 2 0
                                    



Son casi las ocho de las noche, ya casi hora de cenar (por lo menos en lo de los Blanco, donde se come temprano), también es momento de cerrar la panadería y volver a casa. Fue una tarde de arduo entrenamiento y juego, Belén no se alimentó bien. Comió muy poco. 

Tiene en mente el pedido de su madre antes de pegar la vuelta a su hogar. Que lleve pan para la cena. El menú será milanesas con ensalada. Y sí, Belu piensa. Lo más sano es la ensalada. Pero sabe muy dentro suyo que a las milanesas bien aceitosas de Carla no puede resistirse. Además aquella potente comida, sin pan no se disfruta.

Aunque al día siguiente se sienta más pesada, Belén no repara en daños. Es más,  recuerda todas aquellas veces en su niñez que no siguió una dieta estricta, ni se alimentó con los nutrientes que se recomiendan si uno practica deportes. ¿Por qué desde las escuelas no hay un plan alimenticio en Educación Física? se pregunta. ¿Por qué nos adaptamos a la mala alimentación? Son muchos los interrogantes que se le presentan, justo ahora que el plato de milanesas - con el humo que lo rodea - se queda frente a sus ojos.

Entre su trabajo, los entrenamientos y las charlas con su viejo, Belén espera con muchas ansias la llegada del Mundial de Francia y ella analiza en su interior que, a  la competencia,  el plantel llegará   sin un presidente especialista en el grupo. Con la profesionalización del Fútbol Femenino de apenas unos meses, pero profesionalización al fin. ¿Sin presupuestos? En fin, con pocos recursos, piensa. ¿Las ilusiones? Intactas. La emoción a flor de piel. A flor de sus botines. 

Como para no emocionarse. Todo por primera vez. Tan emocionante, incluso, como que  este año una famosa cadena de transmisiones deportivas pudo difundir y ser parte del partido femenino entre Boca Juniors (5) y Lanús (0) en La Bombonera y con público. Aún quedan muchos paredones, murales y puentes que derribar para avanzar. Como por ejemplo, el fútbol desde la infancia; escuelitas de fútbol para niñas. Que el fútbol femenino no se convierta en mercancía, más sí en buena consecuencia de cambios de paradigma en nuestra cultura. ¿Y quién dice que no pueden ganar en Francia? Quitarles, nada. Cuando ya hay bastante logrado.

Los rivales de Argentina, dos de ellos peligrosos.

El primero, Japón: que se encuentra octavo en el Ranking FIFA, desde el año pasado. Las japonesas le ganaron a la Selección dos veces: en 2003 por 6 a 1 y en 2007, 1 a 0. Fue en el año 2011 donde las asiáticas se coronaron campeonas, luego de ganarle a Estados Unidos por penales (3 a 1) y viene de ser subcampeón del Mundial de Toronto 2015. Con este equipo Argentina debuta el 10 de junio  a las 13 hs. (hora argentina).

El otro rival del que hablamos es Inglaterra, que está en el 4to  puesto del Ranking FIFA, también desde el año pasado. Vale destacar que, si bien ambos son equipos competitivos, Argentina puede volver a hacer historia en un Mundial, como ocurrió en 1971, triunfando frente a las inglesas, (4 a 1). La mejor actuación del equipo inglés, se dio en Canadá 2015. El 14 de junio se dará este tan esperado encuentro, con otras connotaciones (luego de la Guerra de Malvinas) y muchas más sensaciones.

Por su parte, Escocia es el rival del Grupo D, que no tiene experiencia en una Copa del Mundo. También Inglaterra es para las escocesas una amenaza en la cancha: Las Leonas (equipo inglés) se impusieron por 6 a 0 en el último encuentro por la Eurocopa Femenina de la UEFA en 2017. Ambos se vuelven a ver las caras el 09 de junio a las 13 hs.

Recordemos el período de inactividad de la selección de Carlos Borrello, dos años para ser precisos, eso se dio después de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Fue en 2017 cuando las jugadoras deciden hacer un paro para reclamar mejores condiciones y los viáticos. El año siguiente, 2018, todo fue más revolucionario y no se quedaron de brazos cruzados, sino hasta lograr la profesionalización.

Belén debe viajar al interior pero teme dejar su trabajo en la panadería. Además, tiene que cobrar a mes vencido y así juntar para solventar los gastos del viaje. Está entre la espada y la pared. Hay un amistoso entre Tigre y Villa San Carlos. Ella no se lo quiere perder.

Piensa en hacer rifas. Piensa en vender pan en los trenes junto a sus compañeras del equipo. Piensa en ser canillita y sacar alguna ganancia. Con las cuentas que tiene su padre sabe que en este momento, no va a poder ayudarla. 

Nunca se le cruzó por la cabeza rendirse. Aún le quedaron juegos de sábanas de las que vendía doña Carla hace un tiempo, para pagar los servicios de la casa (luz, agua). Belu quiere vender aquellos juegos y poder pagar los tres mil pesos que le sale el micro a San Luis. Cree que la mejor opción va a ser ofrecerles las sábanas a los clientes de la panadería. Es que si no, no se le ocurre en qué momento ponerse a venderlas. Son alrededor de siete juegos los que tiene para vender. Muchas opciones no hay. Encima no puede sacar demasiada plata de eso. Aunque tengan diseños copados, analiza. Las va a poner entre cuatrocientos y quinientos las de una plaza y media, y a las de dos plazas a setecientos y ochocientos. "Depende quien sea", dice.

En medio del caos se halla la solución. O por lo menos, parte de ella. Lo que importa es no quedarse sentado esperando que "todo pase",  así lo siente Belén. 

Todavía faltan dos semanas para viajar. Ya está puesto en marcha su pequeño negocio. Además, su hermana va a prestarle algo de sus ahorros para que Belén pueda ir y cumplir el sueño de su primer partido en una provincia argentina.

Belén hace un paréntesis entre la desesperación y los nervios. El fútbol ahora es profesional. Habrá ocho contratos para la Fase Campeonato, para los equipos que forman parte de dicha fase: Boca, River,  Estudiantes, Uba, Racing, San Lorenzo, Huracán y Lanús. Es decir estos equipos son los que cobrarán durante un año, la suma de 120 mil pesos por mes.  Pero serán apenas ocho contratos.

Belén está contenta. Ya no serán ciento cincuenta pesos, de ahora en más miles. Ahora profesional, ahora en condiciones. Si bien es un paso que se esperó demasiados años, falta concluir con diferentes políticas desde el lado de los dirigentes y responsables del fútbol.

Mientras tanto, de cara a la Copa del Mundo Femenina de Francia, Argentina y las Guerreras pasaron por una gran gira en Estados Unidos y mostrando que sí, se puede ¿cómo? convirtiendo en casi todos los amistosos. Se despidieron a lo grande ganándole por 6 a 0 a College Of Southern Nevada. Y sí, con cuatro de los tantos convertidos por Belén Potassa. Nuestra Belén, la protagonista de este libro sabe que su sueño está muy pronto a cumplirse

La chica de dieciocho años, sigue pensando en entrenar y trabajar en la panadería. Lo cierto es que se supo que antes de viajar a Francia, las jugadoras tendrán un amistoso con Uruguay en San Luis. En el Estadio Juan Gilberto Funes. Ahora, con más razón Belén va a tener que hacer lo que sea para viajar. Y, además, ya tiene en sus manos el álbum de figuritas de Panini. Esto lo vive con más sabor a Mundial que cualquier otro que se haya dado a lo largo de su vida. 

Belén Blanco esperará expectante, frente a la tevé, el debut de Argentina frente a Japón el día 10 de junio en Parque de los Príncipes, París. Y el partido contra Inglaterra,   - rival que en 1971 fue  derrotado por Argentina por 4 a 1  en la Copa del mundo de  México – que será el 14 de junio. Con la novedad de  que la Televisión Pública transmitirá todos los partidos de la Selección Argentina Femenina.  Algo que, nueve meses atrás (gestación del libro) era impensado.

Belén se va a San Luis a mirar el amistoso de "Las Guerreras" ante Uruguay y mientras, los dejamos con la segunda parte de este libro.

Ovarios y Pelotas: más que fútbol femeninoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora