Capitulo 2

5.3K 133 19
                                    

A la mañana siguiente..

Asmodeus se levantó con todo el cuerpo adolorido, se estiró con mucho esfuerzo y miro la hora en el reloj eléctrico.

06:54 am

Ya era hora de comenzar el si a, la misma ingrata rutina...

Fue al baño de la habitación y se lavo la cara, se cepillo el cabello rizado y bajó a preparar el desayuno aún en pijamas, pues Daddy aún no le a ordenado ponerse un conjunto para el día.

Bajó hasta la cocina bostezando y le preparo el desayuno a Daddy esperando que despertará, no se atrevía a despertado desde la última vez. El demonio siempre despertaba de mal humor.

Mientras el zorro pensaba que hacer de desayuno fue hasta la sala y abrió las persianas y se quedó unos segundos mirando el cielo de color rojo tinto del inframundo. Un lugar lúgubre lleno de las peores bestias que se puedan ver en la humanidad.

De regreso en la cocina Asmodeus saco huevos, azúcar, leche, un poco de levadura. Las cosas esenciales para unos panqueques, eso y algunas lombrices y arañas pequeñas congeladas.

¿Que? Eso le da un buen sabor a la masa. No sean ridículos.

El zorrito iba por el tercer panqueque cuando levantó las orejitas al los pasos de su pareja bajando de las escaleras hasta la cocina.

> Buenos dias, Daddy. < dijo Asmodeus con una falsa sonrisa.

>¿Qué tienen de buenos?.< Michael se limitó a sentarse en el comedor y arreglarse el cabello blanco que le llegaba hasta los hombros.> Hoy tenemos visitas, ya sabes que hacer..<


> Si, Daddy.~< El zorro fue hasta al comedor con un plato de comida y sirope de chocolate.



Estaba por irse hasta que lo llamo una voz.

> ¿No vas a desayunar?..<



Asmodeus se volteó y fue a darle un beso en la mejilla a su pareja.

> No tengo hambre ahora, Daddy.~< el zorro forzó una sonrisa.> Iré a cambiarme.~<


> Como quieras. <



El zorro se fue hacía la habitación con una cara completa de odio.
La ropa que usaría ese día ya estaba sobre la cama, medias hasta los muslos y un suéter bastante largo de color rosa pastel.

Asmodeus se quitó la pijama y se colocó la ropa que le había seleccionado su Daddy, después de darse un baño claro está. Asmodeus se ponía la ropa cuando entró su demonio con una cara de mal genio.

> ¿Pasa algo, Daddy?.<



Michael sólo soltó un gemido mientras se ponía la ropa.

> Daddy..<


> Ya cállate, maldito estúpido.< fue lo único que dijo el mayor.



Asmodeus bajó sus orejitas con tristeza, nunca podía mantener una conversación con él sin que lo insultara o amenazar con golpearlo.
Aveces detestaba estar en ese lugar, atrapado en aquel inframundo... Pero no podía hacer nada que tragarse lo que sentía.

14:30 pm

Alguien toco el timbre, uno de los criados fue a abrir y anunció que alguien venía a ver al señor de la casa.

> Dígale que pase..< dijo Michael sin apartar la vista de unos papeles que tenía en su escritorio. 

Una cabra alta y de buen porte entró en aquella oficina un poco lúgubre por el silencio.
La cabra, que era macho por cierto, tenía el pelaje blanco, cabello negro, cuernos rojos y ojos profundos y un tenían un aspecto feroz, la parte que era blanca era de color amarillo brillante y el iris era de un rojo vino y una sonrisa colmilluda de un caníbal adornaba todo.

Yes Daddy.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora