-Ya sé lo que vas a decir, no molestas a nadie Brook. Mi padre y mis hermanos se irán a casa, además tengo algo muy importante que decirte- miró a su familia y todos asintieron estando de acuerdo con lo que él dijo.

-Está bien, solo déjame avisarle a mis hermanos. Vuelvo en un minuto- dije y él asintió.

Camine un poco y le llame a Jake.

-Hola pequeña Brooky- saludó- estás en alta voz, estoy con los chicos-

-Hola chicos- saludé.

-¿Quieres que ya vaya por ti?- preguntó y yo reí nerviosa.

-Yo... no, Justin quiere dar un paseo y quiere que lo acompañe- respondí y suspiré.

-Está bien, entonces te esperamos en mi casa Brooky- rió.

-¡Me vas a llevar a cenar!- escuche el grito de Cole.

-En tus sueños querido hermano- reí y pude ver cómo Justin se acercaba.

-Eso lo veremos cuando llegues- respondió y yo bufé.

-Creo que el que me va a deber otra cosa eres tú- miré a Justin y él me veía con el ceño fruncido.

-¡Equipo Cole!- gritaron los demás y yo volví a bufar.

-Nos vemos más tarde- dije y colgué.

-¿Todo bien?- preguntó Justin y yo asentí- vamos-

Comenzamos a caminar; como yo no conocía este lugar, solo me limité a seguirlo.

Una vez estando afuera, caminamos hacia el estacionamiento. Uno de sus guardaespaldas se encontraba en una camioneta, cuando nos vio llegar rápidamente nos abrió la puerta, primero entre yo, por petición de Justin y después él.

-¿Preparada?- preguntó y yo asentí.

Sabía a lo que se refería, nos enfrentaríamos a miles de Beliebers.

[...]

Decidimos ir a la cafetería donde nos "conocimos". Todo estaba tranquilo y la gente no hacía demasiado alboroto.

-¿Qué tal te pareció el show?- preguntó tomando un sorbo de su chocolate caliente.

-Tengo que decir que me encantó- respondí sincera.

-¿Era lo que esperabas?- fruncí el ceño.

¿Qué clase de pregunta era esa?

-Mucho más. Estuvo increíble- sonreí.

-Bien-carraspeó su garganta- tengo algo que decirte-

-¿Qué es?- lo miré con intriga.

-Es...- suspiró- es difícil para mí decirte esto. Todo este tiempo que llevo de conocerte tengo que decir que me la he pasado de maravilla. Brook... me gustas, no sabía cómo decírtelo, me pones demasiado nervioso y... bueno no solo me gustas, es un sentimiento más fuerte yo... no sé ni lo que estoy diciendo- colocó sus manos en la cara en modo de frustración.

¿Y yo? Bueno, yo estoy en shock. Son las palabras más bonitas que me han dicho.

-Justin-llame su atención y quito sus manos, se veía decepcionado- también me gustas- suspiré nerviosa- es difícil para mí decírtelo. Me gustas no solo como ídolo. Te fui conociendo estos meses y se creó un sentimiento especial en mí-

-¿En serio?- volvió a sonreír.

-Es en serio Angel-sonreí- aunque no puedo creer que no te hayas dado cuenta- me sonrojé.

-Yo no puedo creer que tú no te hayas dado cuenta. Brook, desde que te vi en este mismo lugar llamaste mi atención, y cuando te conocí supe que me gustarías. Me vuelves loco de una manera en que nadie lo ha hecho- tomó mi mano y me miró a los ojos- te quiero Blue Eyes- nos fuimos acercando un poco más y... sí, nos besamos.

Sus labios son lo más suave en este planeta; me siento como en las estrellas.

-Yo también te quiero Justin- respondí después de este beso, nuestro primer beso.

Ambos teníamos una gran sonrisa posada en el rostro.

Terminamos de comer después de contar anécdotas y repartirnos pequeños besos.

Me llevo a casa de Jake, en donde le quedaba más cerca la casa de su padre.

-Entonces... ¿Qué pasará?- ya nos encontrábamos en la puerta de entrada de la casa de Jake.

-¿Qué quieres que pase?- pregunté y él acaricio mi mejilla.

-¿Te parecería salir en una cita conmigo mañana?- me miró con una bella sonrisa.

-Por supuesto que sí- nos íbamos a dar un beso, cuando la puerta se abrió.

-¡Brook me debe una cena!- gritó Cole señalándome.

Me di un Palm Face- ¡Cole!- exclamaron molestos los demás.

Lo volteé a ver- Tú- lo señalé- estarás muerto- me miró y rápido subió las escaleras de la casa de Jake.

-Ustedes sigan- sonrió apenada Jane y cerró la puerta.

-¿Una cena?- me miró alzando una cena.

-Luego te cuento- sonreí y lo abracé.

Nunca creía que esto pasaría en mi vida, es decir, sabía que cumpliría mi sueño de ir a uno de sus conciertos, pero... ¿conocerlo? Ni en mis más grandes sueños y esperanzas lo habría pensado.

Pero bueno, como mi ídolo lo dice, "Nunca digas nunca".

Gracias a él cumplí mi sueño, gracias a él soy una persona fuerte, que no deja que nadie se interponga en su camino.

Y ahora, no sé qué pasará entre nosotros. Tal vez tenga un poco de suerte y seré su novia.

Okey, okey, tal vez no pero...

¿Se vale soñar no?

Fin 💜

Él es mí ídolo-Justin Bieber¡Lee esta historia GRATIS!