Capítulo 17

823 40 0

Dos días después...

Un aburrido jueves comenzó, y bueno mi humor no ayudaba en nada. Justo cuando llegue a la universidad, en la primera clase al profesor se le ocurrió hacer un examen sorpresa, ya que según él estaba de buen humor que nos quizo regalar una "bonita sorpresa".

Ya era la hora del almuerzo y me encontraba caminado hacia la cafetería para encontrarme con Jordan; Aline aún no salía del hospital, pero mañana por fin le darán de alta.

Fui a comprar mi comida y busque entre todas las mesas donde se encontraba mi mejor amigo. Cuando lo vi comencé a caminar hacia él. Llegue y lo salude con un beso en la mejilla.

-Parece que alguien no está teniendo un buen día- dijo con voz burlona.

Bufé- Pues acertaste-

-¿Y por qué se debe ese humor?- preguntó comiendo de sus papas fritas.

-Porque al profesor Crow se le ocurrió aplicarnos un examen sorpresa- tomé un poco de mi jugo de manzana.

-¿Solo eso te tiene así?- preguntó frunciendo su ceño.

No solo era eso. Digamos que alguien no cumplió la promesa de hablarme cuando llegara a su destino hace dos días. Y bueno, tampoco hemos hablado, además se le ha visto con unas chicas; no me pregunten quienes son porque no tengo idea. Tal vez estoy exagerando las cosas y me estoy poniendo celosa por alguien que nunca me verá como algo más que una amiga, pero es inevitable no ponerme así.

Los celos que tengo cuando pasan este tipo de cosas ya viven en mi.

-Sí, solo es eso- respondí encogiéndome de hombros, no le diría  la otra razón por la que estoy así.

-Está bien. ¿Te parece si salimos a la pista de hielo?- preguntó cambiando de tema.

-¿Está tarde?- asintió- está bien-

-Yo paso por ti a tu casa a las seis- dijo y yo asentí.

Por cierto, no he visto a Matt desde la vez que fuimos al parque con su hermana y sus amigas. Solo he estado hablando con él por mensajes.

Me dijo que mi club de fans a subido a cinco mil seguidores. Me prometió nunca subir información personal como poner donde vivo y estudio.

-Siento que no solo eso es lo que te tiene así- Jordan habló de repente.

-¿Por qué lo dices?- fruncí mi ceño.

-Porque casi no haz hablado y te quedas viendo hacia tu comida. Sabes que puedes confiar en mi. Dime qué pasa- habló mirándome fijamente.

Suspiré- Digamos que tiene que ver con Justin. Desde que se fue hemos hablado muy poco y hace dos días prometió hablarme cuando llegara a Inglaterra-

-Su vida es difícil y la mayoría del tiempo se la pasa ocupado. No te pongas mal por algo así, de seguro llamará o te mandará un mensaje. Recuerda que él tiene un trabajo que llega a ser hasta de veinticuatro horas- lo miré sorprendida, no pensé que me fuera a decir todo eso.

-Lo sé, solo que... en el tiempo que estuvo aquí estaba acostumbrada a por lo menos verlo, se me es difícil acostumbrarme de nuevo a no tenerlo aquí. Se que es una idiotez pero...- me interrumpí a mí misma.

Aún no quiero aceptarlo.

-¿Pero...?- me miró esperando a que siguiera.

-Es complicado- suspiré y mire mis manos.

-¿Es complicado aceptar que él te atrae? No es tan difícil. Ahora que lo conociste y entablaste una amistad con él de verdad te gusta, no como de fan a ídolo, sino de persona a persona- de nuevo lo mire sorprendida.

¿Acaso me leía la mente?

-Es que antes era ese amor como el que dices, ahora acabo de descubrir que de verdad me gusta...- y era justo lo que no quería.

Sabía que era posible que él me llegara a gustar pero detenía ese sentimiento por la forma de vida que él tiene. No quiero salir lastimada y mucho menos quiero interponerme en su camino. Ambos vamos en direcciones opuestas.

-No te desanimes, recuerda que todo puede pasar- sonrió y en ese momento sonó el timbre anunciando el final del descanso.

-¿Te veo en la salida?- preguntó y yo asentí.

Nos levantamos y cada quien se fue por caminos diferentes.

[...]

Llegue a mi casa después de un largo día en la escuela, lo bueno es que solo faltaba un día para que fuera fin de semana.

Como ya era de costumbre, mis hermanos no se encontraban en casa; Jake estaba con Jane y Cole se fue a jugar baloncesto con sus amigos.

¿Y yo?

Yo tengo hambre.

Camine a la cocina para prepararme un Sandwich y tomar un poco de jugo de naranja.

Revise mi celular para ver si tenía algún mensaje de él pero...

No fue así.

Tal vez tenga que volverme a acostumbrar a estar sin él. A volver con mi vida antes de conocerlo y agradecer esos bonitos momentos que tuve con él.

Como luego dicen: "No todo es para siempre".

Sin darme cuenta ya me encontraba llorando.

Es duro afrontar esto.

Seque mis lágrimas.

A pesar de todo aún lo amaba y lo apoyaba.

Comí mi Sándwich con el ánimo por los suelos.

Escuché que alguien abría la puerta, así que de nuevo seque mis lágrimas.

-¡Hey Brooky!- era Cole.

-En la cocina- conteste sin moverme de mi lugar.

-¿El idiota de Jake aun no llega?- preguntó entrando a la cocina.

-No- respondí sin mirarle.

-Su novia lo tiene muy atontado- negó con la cabeza y se puso frente a mi- ¿te pasa algo?- preguntó y yo negué con la cabeza- Brook soy tu hermano, no me puedes mentir. Sé que estuviste llorando- se acercó y me abrazó.
Listo, me encontraba llorando nuevamente- ¿qué pasó?- se separó de mí y limpio mis lágrimas con sus pulgares.

-Nada importante- respondí sin mirarlo a los ojos.

-¿En serio?- me miró encarnando una ceja.

-En serio- lo volví a abrazar.

-¿Por qué presiento que esto tiene que ver con tu ídolo?- besó mi cabeza.

-Tal vez, pero ahora no quiero hablar de eso- respondí aún sin separarme de él.

-Está bien pequeña Brooky- dijo eso y me abrazó más fuerte.

Él es mí ídolo-Justin Bieber¡Lee esta historia GRATIS!