Capítulo 21

689 38 0

Una semana después...

Tan solo faltan unos días para volver a ver a Justin.

Si me preguntan... sí, estoy demasiado nerviosa por ese encuentro con él. Hace unos días me mando un mensaje de que pronto estaría llegando a Canadá.
Estoy feliz y... confundida. No sé qué pasará y eso hace que tenga los pelos de punta.

Y de nuevo casi no hemos hablado pero en esta ocasión casi no le tome importancia.

Hoy es un día bastante deprimente...

Jake se mudaría.

Siento que tomó muy rápido esa decisión, digo, no pensé que se mudaría pronto.

De hecho, Cole y yo se lo dijimos, a lo que él termino enojándose pensando que nosotros dos éramos unos egoístas que no lo queríamos dejar hacer su vida, y eso terminó en una gran pelea de hermanos gemelos.

Yo me puse demasiado triste porque nunca quise que mi hermano pensará que yo era una egoísta. Lo único que tratábamos de decirle era que pensara bien las cosas para que en un futuro no se arrepintiera.

Y bueno, hasta el día de hoy no nos ha dirigido la palabra, pero creo que a Cole no le importa demasiado.

Jake bajo sus últimas maletas.

-¿Ya te vas?- pregunté con la voz rota.

-Sí- ni siquiera me volteó a ver.

Solo me limité a asentir con la cabeza, ya no valía la pena hablar con él.

A pesar de la forma en cómo nos ofendió ese día (cosa que no quiero comentarles por el hecho de que fueron palabras muy hirientes), aún lo quiero y no quiero que se vaya.

Tomó sus últimas cosas sin voltear a vernos y salió de casa.

Rápidamente las lágrimas comenzaron a resbalar por mis mejillas; es muy doloroso el hecho de que ya no estará para molestarme o cuidarme.

Justo en ese instante sentí los brazos de Cole alrededor de mi.

-Tranquila- besó mi cabeza.

Lo abracé más fuerte queriendo no dejarlo ir a él tampoco.

-Dime que tú tampoco te vas a ir, no ahora-

-No te dejaré pequeña Brooky, no seré como el idiota de Jake para irme sin pensar las cosas antes-

[...]

Me encontraba en mi habitación sin ánimos de hacer nada. Cole había salido hace unos minutos con unos de sus amigos del equipo de hockey.

La ventaja de ahora es que había terminado toda mi tarea.

Aunque no quería deprimirme aquí sola.

¿Estás ocupado?- Brook

Quería salir con alguien y desahogarme porque estoy segura de Cole también salió por eso, cosa que no me molesta, él también tenía derecho de salir a desahogarse.

No, ¿pasó algo?- Mattfan

Nos vemos en el parque- Brook

Sin recibir respuesta camine hacia mi armario para tomar una chamarra, también tome mi celular junto con mis llaves y algo de dinero. Baje las escaleras y le escribí un mensaje a Cole para avisarle que llegaría más tarde.

Salí de mi casa y camine a paso moderado hacia el parque donde vería a Matt. Él se ha convertido en una persona muy importante para mí, él es como un hermano más, así como lo es Jordan y Aline.

Llegue al parque y me senté en uno de los columpios en donde estuve con Jazzy y Jaxon el día en que Jeremy me los encargo.

No pasaron más de cinco minutos en que Matt llegó, al igual que yo se sentó en uno de los columpios.

-¿Qué ha pasado?- preguntó mirándome fijamente.

-Jake se ha mudado- respondí sin mirarlo.

Él no sabía nada de este tema, de hecho, no muchos lo sabían, solo Adam y Aline.

-¿Qué? ¿Por qué?- volteé a verlo y este tenía el ceño fruncido.

-No lo sé. Creo que está muy enamorado de Jane y ambos decidieron mudarse juntos- él asintió comprendiendo.

-Supongo que no es duro de superar pero... aún no seguirás viendo en la universidad- trato de animarme y sonrió de medio lado.

-Eso lo sé, lo que pasa es que Jake está enojado conmigo y bueno... furioso con Cole- iba hablar pero lo interrumpí- hace unos días le dijimos que pensara bien las cosas antes de mudarse con ella, pero se lo tomó demasiado mal diciéndonos un sin fin de cosas hirientes, hasta que Cole explotó y no dejo que nos siguiera insultando y que mucho menos dejaría que me hablara de esa forma; ambos terminaron en una pelea muy fuerte que casi llega a golpes, si yo no los hubiera detenido ambos estuvieran lastimados físicamente- un nudo creció en mi garganta.

-Wow, yo... no sé que decirte- suspiró- pero creo que deberías hablar con él-

-Por el momento yo creo que no- ahora yo fui la que suspiró- él está enojado y bueno, a mí me lastimaron demasiado sus palabras. Créeme que si no hubiera dicho nada fuerte, ahorita mismo lo estaría buscando para hablar con él. Ni siquiera nos dijo la dirección de su nueva casa-

-Hay que esperar a que se calmen las cosas...- justo en ese momento su celular comenzó a sonar- es mi hermana, ahora regreso- besó mi mejilla y se alejó un poco para poder contestar la llamada.

-¡A que no me alcanzas!- gritó una niña y seguido otro niño comenzó a reír.

-¡Voy por ti!- gritó el niño y ella solo rió.

Esas voces son de...

-¡No vas a poder Jaxon!- fije mi vista y eran los pequeños Bieber corriendo hacia la cancha de fútbol que se encontraba a un lado de donde yo estaba.

Ambos pasaron en frente de mí sin notar quién era. Me alegra eso ya que mi cara debe de estar hecha un desastre.

Volteé para la dirección por donde llegaron y mis ojos no podían creer lo que estaban viendo.

Justin está en Canadá.

Llego antes de lo que esperaba.

Al parecer sintió mi mirada porque levanto la mirada de su preciado iPhone. Parece que él también se sorprendió. Yo solo me limité a sonreírle.

No sabía qué hacer.

De nuevo, los nervios estaban jugando en contra mío.

Guardó su celular y reviso que sus hermanos estuvieran cerca y comenzó a caminar a donde me encontraba.

¿Qué hago?

Él es mí ídolo-Justin Bieber¡Lee esta historia GRATIS!