Capítulo 14

822 39 0

Una semana después...

En esta semana han pasado varias cosas, por ejemplo, descubrí el por qué mis hermanos estaban raros y bueno... ¡Jake Mathews tiene novia! Sí, como lo oyen estuvieron raros porque estuvieron planeando junto con Adam todo para pedirle a la chica que fuera su novia... ¿Y saben que es lo malo? ¿No? Que ese par de tontos no me hayan pedido ayuda. Pero en fin estoy feliz por ese tonto.
Aún no conozco a la afortunada, solo sé que se llama Jane. Él me prometió que pronto me la presentaría, así que estoy emocionada por eso.

Y bueno... Justin. Él se fue hace una semana a los Ángeles, digamos que sus pequeñas vacaciones en Canadá terminaron, cosa que me puso demasiado triste pero de algún modo u otro sabía que eso pasaría y nada podría evitarlo. Justo después de la última vez que salimos a comer (un día muy divertido por cierto) Scooter lo llamó para que regresara. Él prometió que nuestra comunicación seguiría igual pero... es demasiado difícil cumplir eso. Nos mensajeamos de vez en cuando en las mañanas o en las noches.
Ambos estamos ocupados, yo con la universidad y él con su carrera de cantante.

Sinceramente lo extraño mucho, pero como ya les había mencionado antes, no todo es para siempre y algún día tenía que regresar a su vida cotidiana.

Hoy saldría con Matt, ya tenía unos días que no lo veía y decidimos salir al parque con sus hermanas pequeñas y con algunas de sus amigas.

Por cierto, al parecer Jake se ha librado de Allison, por lo que me enteré ella se enojó e hizo un pequeño berrinche.

-¡Hey! Castaña con mechas rosas- llamó mi atención Matt. Lo volteé a ver y este me veía divertido.

-Lo siento, ¿qué decías?- sonreí y él rió.

-Nada interesante solo que mis hermanas y sus amigas están hablando y hablando-bufó y yo reí.

-No te quejes, que supongo que a su edad tú también eras igual de parlanchín- golpeé su brazo de forma juguetona.

-Tienes razón, y yo supongo que tú eras una ternurita que se la pasaba callada y solo hablaba cuando alguien le hablaba- pasó su brazo alrededor de mis hombros.

-Acertaste- reí un poco nerviosa.

Aún no sé lo que me pasa con este chico.

Llegamos al parque y todas las niñas salieron corriendo hacia los juegos. Matt y yo solo nos limitamos a reír.

-Vamos a los columpios antes de que nos ganen- susurró en mi oído causándome un escalofrío.

-Vamos- dije y empezamos a correr antes de que alguien nos ganara los columpios.

Entre tropezones y risas pudimos llegar. Nos sentamos y nos quedamos en un silencio un poco incómodo.

Iba hablar pero una voz aguda no me lo permitió.

-¿Eres Brook?- preguntó una pequeña de más o menos cinco años.

-Sí...- respondí un poco confundida.

-¿Me podrías dar tu autógrafo?- preguntó con una sonrisa inocente.

Casi me caigo del columpio.

¿Un autógrafo?

Pero si no soy famosa.

Volteé a ver a Matt y este miraba a la niña igual de confundido que yo.

-Claro...- respondí no muy segura. Me pasó una pequeña libreta que traía en la mano al igual que una pluma.

Yo no sabía cómo dar un autógrafo, así que solo puse mi nombre en letra cursiva y un pequeño corazón a un lado.

-Ahí tienes pequeña-sonreí con ternura- pero... ¿por qué me pediste un autógrafo?- fruncí un poco mi ceño.

Él es mí ídolo-Justin Bieber¡Lee esta historia GRATIS!