Capítulo 31

620 41 0

Él era muy dulce conmigo. Me encantaba, ¿Cómo podía ser alguien así de genial? Parecía que iba al cielo, que flotaba. No era perfecto, pero no quería que lo fuera. Lo perfecto era aburrido. Al igual que normal. Ese chico no era normal, pero tampoco quería que lo fuera. Lo normal, era aburrido.

-Deja de madurar -volvió a susurrar.

-¡Ya está la comida! -gritó mi madre.

Ambos nos sonreímos, y bajamos.

Mientras comíamos, mi madre hablaba con Louis tranquilamente, le hacía preguntas de cómo le iba en la universidad con los estudios y todas esas cosas. Aunque realmente, de eso solo hablaron al principio. Después empezaron a hablar de más cosas, pero para entonces, yo estaba en mi mundo.

Empecé a pensar en lo principal, que todavía no me había planteado ¿Qué me estaba pasando?

No sabía lo que era, desde que Ana había venido, tenía unas ganas increíbles de apartarla de Louis, y cada vez que él me daba un abrazo, o un simple beso en la mejilla, sentí que estaba por las nubes.

Cuando se fue, todo fue mejor. Lo que no entendía era el beso de Louis en la casa. Pensé que fue algo ocasional, para él, claro. Yo me quedé con ganas de más. Y hoy por la mañana, zas, otra vez.

Lo peor, era que yo tenía ganas de más, más de esos besos tan sadjahsdja. Y no sabía por qué, hasta hace poco me parecía un chico normal y corriente, ¿Por qué ahora no?

Me jodía que incluso supiera más de matemáticas que de amor, pero no pensé que fuera eso lo que sentía.

-Bueno, ha estado muy rica la comida -dijo Louis despertándome y haciendo que pisara los pies en la tierra.

-Muchas gracias corazón -contestó mi madre- Irene, estuviste demasiado callada ¿Te ocurre algo?

-¿Eh? -todavía estaba algo pensativa, no había despejado del todo.

-Déjalo -dijo riéndose con Louis.

Ayudé a recoger la mesa, y Louis también insistió en hacerlo.

Subimos hasta mi habitación.

Continuará...

#LPQMELPQSP // l.t.¡Lee esta historia GRATIS!