Capítulo 52

583 34 0

27 de Agosto. Por la mañana me desperté con Louis al lado. Nos pasamos la mañana en la playa dándonos un baño con los chicos. Desgraciadamente les tuve que dar la noticia de que marchaba en poco. No les sentó muy bien... Les prometí que el año que viene volvería. Se habían convertido en mis mejores amigos, a decir verdad. Porque los que tenía en Londres, acabé descubriendo que eran unos falsos. Todos preferían a Ana, y como no me llevaba con ella ahora, pues todos estarían en mi contra.

Asco de todo. ¿Por qué mi vida perfecta tuvo que dar este giro de 180º? No lo sé.

-¿Irene? Estás embobada -dijo Niall (riéndose) que estaba enfrente mío en la mesa de Nando's. Estábamos comiendo.

-¿Te pasa algo? -preguntó Louis.

-No -respondí. Le prometí no preocuparme por eso, y lo intentaba. Pero no podía, así que por lo menos lo ocultaba- estoy bien, solo quedé embobada -sonreí y seguí comiendo.

Después de un rato terminamos y nos encaminamos de nuevo a la playa.

En cuanto llegamos todos se metieron en el agua. Yo como siempre, no quería.

-Venga -me susurró Louis al oído- se que te pasaba en Nando's. Deja de pensar en eso y diviértete. -Me giré para verle a la cara.

-Vale -dije con el mismo tono. Él me dio un beso y fuimos al agua con los demás.

Estuvimos mucha, pero mucha muchísima tarde allí. La verdad es que me lo pasé bien, durante unas horas -si, dije horas. Parecemos sirenos en el agua-. Después, nos dimos cuenta que ya eran las ocho de la tarde así que fuimos a secarnos, y a vestirnos ya.

Cuando acabamos nos despedimos, y Louis y yo nos dirigimos a casa.

-Idiota -dije yo- ¿Mañana que haremos?

-No sé ¿qué quieres hacer?

-Quiero hacer algo especial- ambos sabíamos por qué quería hacer algo especial, pero era mejor no decirlo en alto para no tocar el tema.

-¿Cómo qué?

-No sé, pero quiero pasarlo realmente bien.

Él puso cara pensativa. Me reí, hacía bastante gracia esa cara. Luego me miró iluminado por una idea.

-¡Ya sé a dónde ir!

-¿A dónde? -pregunté.

-Será una sorpresa, te va a encantar, ya verás.

-¿Me puedes dar una pista?-dije con cara de niña buena.

-No – fruncí el ceño.

-Jo -me quejé. Él me sonrió y me dio la mano.

-Espera a mañana.

-Idiota.

Continuará...

#LPQMELPQSP // l.t.¡Lee esta historia GRATIS!