Capítulo X - Un buen café

Comenzar desde el principio

Valora y respeta a Manuela por ser una mujer fuerte que tiene una opinión formada acerca de prácticamente todo. Es hermosa, elegante y educada. Pero le gusta hacer valer su opinión y defender sus puntos de vista. Y sobre todo no lo necesita.

Sí, esa es la principal razón. Manuela no necesita a nadie para lograr el éxito, para ser feliz. Sabine depende de él. Sabine se conforma con que le digan que hacer y salirse con la suya a la hora de hacer las compras. No lo contradice jamás aunque no esté de acuerdo y sabe cómo seducirlo en la cama para lograr su cometido. Por lo general son cosas tontas, sin relevancia, aunque costosas. Como pasar el Año Nuevo en «Ozone», en el piso 118 de el Ritz-Carlton de Hong Kong. Y observar las luces de la Bahía Victoria a 490 metros sobre el nivel del mar. Después de una noche de pasión desenfrenada, él aceptó y pasarán el Año Nuevo en Hong Kong. Él por su parte aprovechará el viaje para hacer negocios.  Visitará un cliente en Hong Kong y varios contactos en la Banca y en la Bolsa de Valores.  Le dará carta libre para que Sabine vaya de compras y ella estará feliz y agradecida de que él desaparezca a sus reuniones de negocios.

Aun así, se siente cada día más atraído hacia Manuela. Pero Manuela es un peligro. Olivier no cree en el amor. Es una farsa. Nunca perdonará a su madre por contraer matrimonio al año de haber muerto su padre. Si bien su padre fue un hombre de mal carácter y cuando tomaba era inclusive violento. Su madre lo permitió. Jamás se dio su lugar, ni se hizo respetar por su marido.

Cuando Olivier tenía dieciocho años presenció una escena dónde su padre estuvo a punto de abofetear a su madre. Él intervino. Su padre estaba pasado de tragos, sin embargo cuando él se interpuso entre ellos, su padre no sólo paró, sino que bajó la mirada y se encerró en su estudio. Él pensó que su madre se lo agradecería, pero sucedió todo lo contrario, le dijo que no tenía derecho a entrometerse en su vida privada y que le debía respeto a su padre.  Nunca más lo hizo, sin embargo tampoco volvió a presenciar una escena como esa. Al parecer su padre le respetó más que su madre por haber intervenido.

Aun así, no ha conocido a una viuda más feliz que su madre. Ella comenzó a salir con su actual marido a los pocos meses de haber fallecido su padre y en menos de un año estaban casados. Nunca comprenderá por qué en vez de vivir una farsa no se divorció de su padre, por qué jamás se hizo respetar. En ese momento el matrimonio perdió todo  sentido para él. Se prometió nunca casarse. Sabine no se lo exige y ella se considera su mujer aunque no estén casados. Manuela es todo lo contrario, él sabe que una mujer como ella es para casarse y él no está dispuesto a pagar ese precio.

Su mente regresa al momento presente y se da cuenta que ya han pasado más de treinta minutos. Deja la televisión encendida y se prepara otro espresso. Nada como el café para despejar la mente.

Se baña y se viste para ir a trabajar. Al terminar de arreglarse, se dirige a la cocina de su departamento y se prepara un croissant con mermelada de frambuesa acompañado de un vaso de jugo de naranja y toma una pastilla de un complejo vitamínico. Tiene deseos de otra taza de café, pero se la tomará en la oficina, ya lleva dos esta mañana.

En ese momento su teléfono celular suena, es un mensaje de texto.

MF: ¡Buenos días Olivier! ¿Estas despierto? ¿Has visto que va Ganando Trump? ¿Te puedo llamar para conversar?

Olivier ve la vista anticipada del mensaje sobre la pantalla de su celular, pero decide no abrir el mensaje para que ella no piense que él no quiso responderle. En realidad no lo hará. Le escribirá a la noche.

Será un día complicado en su trabajo. A estas alturas no cabe duda de que Trump se convertirá en el presidente número cuarenta y cinco de los Estados Unidos. Él cree que los mercados financieros reaccionarán bien a lo largo de los días, sin embargo hoy habrá un poco de pánico como es normal. Trump no le da confianza, es un tipo que le parece inestable y no sabe mantener la boca cerrada, sin embargo una parte suya se alegra de ver cómo va a arder Troya. Quizás así el mundo reaccione.

Choque de egos¡Lee esta historia GRATIS!