Las princesas tambien tienen vicios.

637 32 2


Hoy he subido a casa de Valery, su madre estaba en casa, por lo visto ese día estaba enferma y no había ido a trabajar. Es una mujer encantadora.

Me ofreció quedarme a comer con ellas. Comimos y luego fuimos a salir a pasear a Nia y Rocko a el parque de perros.

De camino, Valery sacó un cigarrillo. Yo aluciné. No sabía que Valery fumaba. De hecho no sabía nada de ella, era muy misteriosa y que se empezara a abrir me parecía algo positivo.

-¿Fumas? - pregunté

-Sí - respondió - ¿te molesta?

-Al contrario. Las princesas también tienen vicios.

Ella me miró, sonrió y siguió fumando.

Llegamos al parque. Su cigarrillo ya se había consumido. Yo saqué uno de los míos y me lo fumé, ella me miraba, simplemente me miraba, es tan curiosa... Los perros jugaban y nosotros charlábamos sobre los estudios. No sabía que más temas sacarle, pues, como ya dije, es tan misteriosa que de ella sólo se su dirección, que fuma y lo que deja ver.

En ese momento sonó mi movil:

Grupo de clase.

Edson: ¿Vamos a Gucce?  La discoteca nueva, la abren este sábado.

Martha: ¡Sí!  ¡Vamos!

Yo: Okey,  vayamos, pero meted a Valery en el grupo de clase.

Edson: Voy

Edson ha añadido a Valery

Entonces ya tenia otro tema de conversación con Valery:

-¿Vas a ir a Gucce? -pregunté

-Sí,  creo

-Genial, ¿te gusta bailar?

-Sí,  adoro bailar

Claro que adora bailar, lo hace como una diosa, entonces recordé aquel baile que me hizo en aquella noche de verano y no pude evitar sonreír,

Bad Boy¡Lee esta historia GRATIS!