De autodestrucción, promesas y sorpresas.

419 21 0


No... no podía ser...

La chica de la que me había enamorado se odiaba a si misma. Se ¡AUTOLESIONABA!

La abrazo con todas mis fuerzas. No se como actuar. Beso sus cicatrices y ella sonrie.

-¿Por qué lo haces? - le digo

-Tengo problemas que nadie puede solucionar, pero mis cuchillas pueden calmarlos.

-Yo también tengo problemas... pero siempre hay otra solución

-¿Cual?

Me deja bloqueado. Mi solución eran los porros, la bebida, el sexo, las peleas... una vida caótica en resumen. No podía hacer que ella llevara esta vida. Necesito responderle con algo y no se que decirle.

-Mira... mis soluciones no son las mejores per...

-Dimelas -insistió

-Verás...

-No, mejor, cuéntame tus problemas.

-Pues a ver, desde la muerte de mi madre a mis nueve años toda mi vida se desmoronó. Mi padre cayó en la bebida y me tocó buscarme la vida a mi solo. Me volví un rebelde,  lo reconozco. Extraño tanto a mi madre...

-Entiendo... y... ¿como te evades de todo eso?- dijo ella acariciandome el pelo

-Pues alcohol, droga, sexo y peleas. No te metas en eso por favor. Simplemente antes de cortarte llamame, ¿esta bien?

-¿Y si hacemos un trato?

-A ver, dime

-Tu dejas las drogas y yo los cortes.

-Trato

-¿Promesa infinita?

-¿Infinita?- le digo extrañado

-Sí,  para siempre

-Esta bien, promesa infinita - le digo aportándole el pelo de la cara

Nos quedamos unos cuantos 10 segundos mirándonos.  ¡Dios! Es tan preciosa...

Entonces me doy cuenta de que es mi momento. Pongo mi mano en su nuca. Ella me mira a los ojos. Sus verdes y grandes ojos. Giro la cabeza. Me acercó hacia ella. Cierra los ojos, los cierro yo también.  Nos fundimos en un beso mejor que el de aquella noche de verano.

Jamás una chica me había besado con tanta pasión. Jamás. Entonces ella me aparta con un empujón muy brusco y me dice:

-Esto no está bien

-¿Que? ¿Por qué? ¿Beso mal?

-No, no eres tu... Es que yo tengo novio y tu y yo no deberíamos haber hecho eso... Llévame a casa.

-Pero si...

-Llévame a casa

Entonces ella se levanta, se pone encima de la moto y se espera a que yo decida hacer lo mismo.

Bad Boy¡Lee esta historia GRATIS!