2 a.m.

749 33 0


El reloj marca las 2:07 a.m. y yo sigo despierto, normalmente estaría fumandome un porro o robandole bebida a mi padre, pero hoy estoy escuchando rap romántico. 

Ha sido un día perfecto.  Hemos salido a pasear a Rocko y Mia mientras yo comía. Al llegar a un parque para perros nos hemos quedado allí jugando con ellos y entonces he hablado con Valery.

-Y.... ¿te llamabas Valery no? -le dije haciéndome el tonto

-Sí, ¿y tu? -me dijo

-Jason.

Puse la canción que bailamos en la playa, a ver si recordaba algo, pero ni se inmutó. Así que decidí tomármelo a bien y tomarlo como una segunda oportunidad para enamorarla. Yo. Jason Stevenson. Desvivendome por enamorar a una chica.... Jamás pensé que eso podría ocurrir.

-Y bueno, ¿como es que te has cambiado de instituto?

-Ah, repetí curso

-¿Por qué? - pregunté

-Tuve problemas... ¿y tu por que has repetido?

-Soy malo estudiando - mentí,  no quería parecer débil ante ella.

Ella rió y me hizo reír a mi.

Pasamos toda la tarde jugando con los perros y lanzandoles palos. Valery me regalaba sonrisas a destiempo porque si y yo la miraba cuando ella no se daba cuenta. ¿Me estaba enamorando? ¿Por qué pensaba en enamorarla si se suponía que yo era el chico que nunca se enamoraba?

Al salir del parque para perros la acompañé a su casa, ella me abrazó y me dio dos besos. Me sonroje. Ella me regaló su última sonrisa del día,  o al menos la última que pude ver yo. Adoraba esa sonrisa. Podría estar horas viéndola sin cansarme. La suya provocaba la mía. La vi subir por las escaleras con Nía y Rocko y yo me fui a mi casa.

Y aquí estoy, como un tonto mirando el techo, escuchando rap romántico y pensando en ella, en su sonrisa, en su olor,  en su pelo, en su forma de hablar,  de moverse... en lo perfecta que es.

Bad Boy¡Lee esta historia GRATIS!