CAPITULO XXXV EL INICIO DEL FIN

339 18 0

-          Qué tiene Diego? Qué le sucede

-          Buena noche

-          Disculpe, no lo vi cuando entré por la prisa, buena noche, Camilo cierto?

-          Si, descuide, entiendo

-          Bueno, pues Minerva ya está mejor, más estable, su pulso estaba muy bajo, creo que deberá revisarla un especialista, tengo algunas dudas respecto a ella

-          No fingió ni nada de eso?

-          No Camilo, no era eso en lo absoluto

-          Qué temes?

-          No me quiero adelantar en nada, ni dar un diagnóstico, creo es necesario venga un especialista en el corazón

-          Corazón?

-          Diego, habla por favor,  Camilo además haberme visto crecer a mí, conoce a mi mamá desde que nació

-          Perdón, no lo sabía

-          Jaja, no luzco tan viejo

-          No, no lo hubiera imaginado jaja

-          Diego dinos por favor, qué estás pensando

-          Bueno, por muchas cosas, creo Minerva está teniendo problemas de corazón, no me quiero adelantar,  ustedes que la conocen, háblenme más de ella, de su pasado

-          Fue una niña sana cuando nació, su infancia muy normal,  de hecho no tuvo problemas de enfermedades, ni nada de eso, a los quince años tuvo a Leonor, después de eso si tuvo complicaciones

-          Qué clase

-          Perdóname Leonor, no me gusta decir esto sobre tu mamá, pero es necesario

-          Descuida también yo presencie mucho de lo que imagino dirás

-          Dígame Camilo

-          Con la muerte del papá de Leonor, y del papá de Minerva, creo enloqueció por el dolor y la angustia, abandono a su hija, por eso la criamos entre la difunta Victoria y yo,  se recluyó en su dormitorio donde comía poco, y ni siquiera hablaba,  tuvo varios episodios muy tristes de crisis emocionales,  y otras episodios de lucidez admirable

-          Yo presencie algunos de esos cuadros de locura, por eso me fui dos veces por largo tiempo de la casa

EL ALMA QUE ACOMPAÑA A LA MUERTE¡Lee esta historia GRATIS!