¿Juntos?

185K 10.4K 2.1K

—Tu perrito no ha dejado de llorar en todo el día —dijo la voz adormilada de James, el hermano mayor de Jeanne, quien estaba recostado en el sillón de la sala con su bebé en brazos y el perro golden retriever acurrucado en sus pies.

—Mí pequeño —dijo Jeanne del otro lado del teléfono—. Debe estar preocupado por la tormenta.

—Y a mí me preocupa que despierte a mi hija —le reclamó a su hermana menor intentado no elevar su voz demasiado.

—Hey —le reprochó la castaña—. Tú fuiste el que me quitó a mi perrito hace dos semanas y aun no me lo ha devuelto. Sí lo hubieras regresado cuando acordamos ahorita estaría con papá y mamá…

—¿Papá y mamá? ¿En dónde estás tú?

—En casa de M… —se detuvo antes de decirle a su celoso y protector hermano mayor que se encontraba en la casa de un chico que además ahora era su novio. No era que a James no le agradara Matt pero era el hermano mayor y su papel era el de ser ese hombre protector de la familia, claro aunque Jeanne ya tenía 21 años y podía mandar al cuerno a su hermano si le llegase a reclamar cualquier cosa… pero aun así no quería preocuparlo.

—¿En casa de quien? —le preguntó James con cierto tono de desconfianza en la voz.

—En casa de Micah, nos quedamos atrapadas en su casa poco después de que empezara la tormenta…

—Micah está hablando en este momento con Mónica, hermanita. ¿Qué me estás ocultando?

Jeanne abrió su boca pero no se le ocurrió nada que decir para salir de ese aprieto así que hizo lo más tonto que haría cualquier persona sin excusa estando en una tormenta y hablando con su hermano mayor por celular.

—Creo que la llamada… —hizo un sonido extraño con la garganta tratando de imitar una interferencia y siguió hablando—, se está —volvió a repetir el mismo sonido—, cortando —y sin darle tiempo a su hermano de hablar cortó la llamada y arrojó su celular al sillón.

—¿Qué es lo que mi traviesa novia ha hecho? —preguntó Matt divertido viéndola sentado en su puff.

—Acabo de evitar tu muerte prematura —dijo la castaña corriendo para sentarse sobre el regazo de su novio. Matt la rodeó por la cintura con ambos brazos y le lanzó una mirada confundida—. Si James se entera de que estoy en tu casa sin duda vendría a asesinarte.

—Creí que le agradaba…

—Le agradabas porque no estabas saliendo conmigo, pero ahora que eres mi novio…

—¡Dios! —dijo Matt escondiendo su rostro en el cuello de su chica.

—¿Qué sucede? —le preguntó.

—Amo como se escucha esa palabra saliendo de tus labios —Jeanne sonrió—. Había estado a punto de creer que eso jamás sucedería.

—¿Qué fuésemos novios? —él asintió—. Tienes razón. Pensé lo mismo —Matt sacó su rostro del cuello de ella y la vio a los ojos—. Lo digo en serio. Cuando te fuiste creí que no nos volveríamos a ver…

—Pero te dije que volvería…

—Lo sé, pero te fuiste y… —guardó silencio y después de unos segundos decidió continuar—. No… no volviste. Sé que es una tontería pero en algún momento llegué a pensar que tú bajarías del avión y… volverías por mí. Sé que no éramos nada pero estoy segura de que ambos estábamos conscientes de nuestros sentimientos así que simplemente creí eso.

—Pero ahora estamos juntos —le susurró al oído—. Te prometo que no te dejaré.

Jeanne cerró sus ojos y dejó de pensar en el pasado o en el futuro, creía más conveniente pensar en el hoy.

¿Jugamos a casarnos? (JASN Libro #2)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora