¿Amigo?

200K 13.1K 2K

Matt sentía las manos heladas mientras sujetaba el volante de su auto, quería arrancar el auto y salir de ahí para calentarse frente a la agradable chimenea de su casa pero no podía hacerlo, se lo había propuesto, llevaba más de un año con ese plan.

Mantuvo su vista fija en las puertas de la universidad al mismo tiempo que pensaba en algún lugar cálido. La suerte no había estado de su lado en ese día, pero sabía que todo cambiaría una vez que viera a Jeanne.

¿Cómo estaría ahora?

¿Se habría teñido el cabello?

¿Habría crecido más?

¿Cómo estarían sus manos? O ¿Sus labios...?

Eso definitivamente lo animó a esperar un poco más, quería verla.

Habían estado mandándose mensajes ocasionales por Twitter o por facebook pero justo un año antes habían roto su comunicación, Jeanne ya iba en un punto crucial en la universidad y el trabajo de Matt había empezado a aumentar al grado de no dejarlo dormir durante días. Por lo que después de eso su comunicación había terminado.

Pero ya estaba ahí, después de tres largos años de trabajo había llegado al lugar en donde Jeanne estaba.

Ambos con 21 años y cientos de experiencias en sus vidas adultas se podían considerar más maduros y esperarla no debía ser un problema aunque dentro su auto estuviera a menos 2 grados centígrados y afuera el camino estuviese cubierto por una capa blanca de nieve.

Retiró sus manos del volante y las frotó entre sí para poder calentarse.

A lo lejos se escuchó un timbre y fue solo cuestión de segundos para que una manada de hombres y mujeres de diferentes edades empezaran a salir del edificio frente al que su auto se encontraba estacionado.

Todos salían colocándose abrigos, chamarras y bufandas que les cubrían todo el rostro, Matt deseó que Jeanne no usara nada que le cubriera su rostro o no podría reconocerla fácilmente y sí no la podía encontrar ese día se sentiría perdido.

Suspirando y dando un tropezón salió de su auto para acercarse un poco al edificio, rechinó los dientes al sentir sus manos como grandes copos de nieve, Ely le había advertido que usara guantes pero él se había negado, bueno, en realidad a la mayoría de las cosas que le decía la chica se le negaba. Escondiendo sus manos, dentro de los bolsillos del pantalón negro de vestir que llevaba, dio unos cuantos pasos más mientras que con la mirada buscaba una cabellera castaña que con solo cerrar sus ojos la recordaba perfectamente.

Varios estudiantes lo golpearon al pasar junto a él, extrañamente nadie lo reconocía aunque ni siquiera se había molestado en esconder su apariencia y digamos que ahora era aun más conocido.

Un grupo de estudiantes salió gritando y lanzando silbidos de victoria. Eran muchos, entre hombres y mujeres que vestían como si acabaran de salir de una película antigua, las chicas con vestidos largos y esponjosos, la mayoría cubriéndolos con abrigos y los chicos con trajes elegantes de color marrón, algunos llevaban sombreros, bigotes falsos y anteojos antiguos. Todos se detuvieron a unos metros del muchacho.

Por alguna razón Matt no pudo apartar la vista de ese grupo aunque su prioridad era buscar a Jeanne entre tantos estudiantes, no eran lo más fácil de ignorar en ese lugar, no solo sus vestuarios llamaban la atención también llevaban cargando cajas, bolsas de tela negras y grises y una rubia tenía una cesta de frutas falsas, como las que usan en las películas.

La vista del muchacho se quedó más tiempo observando a la rubia que era la única que no usaba ninguno de esos vestuarios extravagantes. Su sonrisa era hermosa...

¿Jugamos a casarnos? (JASN Libro #2)¡Lee esta historia GRATIS!