¿Un accidente?

190K 12.9K 3.4K

Ely escuchó como la puerta de la entrada fue azotada fuertemente, supuso que Matt había llegado por lo que se levantó inmediatamente del sillón de la estancia para correr hacia el pasillo de la entrada.

—¿Cómo te fue? —le preguntó sonriente al modelo apenas vio su silueta.

—Tiene novio —contestó entre dientes, Ely podría jurar que lo vio mordiéndose los labios pero cuando fijó su mirada en él su rostro sólo se veía abatido.

—¿Qué? —incluso ella se sentía en shock al escuchar eso.

—Fui un estúpido —murmuró Matt al momento en que pasó por su lado para ir a descansar su cuerpo en el sillón de la sala, rápidamente la chica lo siguió pero no se sentó a su lado, ni siquiera se acercó a él, sólo permaneció de pie y en silencio hasta que él nuevamente habló—. ¿Cómo fui capaz de imaginar que ella me esperaría durante tres años? ¿Cómo pude ser tan estúpido?

Ely no sabía que decir, se sentía mal por Matt, demasiado, estaba lastimado y lo último que quería ver era a él lastimado emocionalmente.

—Pero...

—No hay nada que hacer —dijo rendido.

Nuevamente la muchacha se quedó muda, quería decirle algo para ayudarlo pero las palabras parecían escaparse de su mente antes de siquiera empezar a formarse.

—Puedes luchar por ella —dijo finalmente, suspiró mientras se apoyaba sobre su pierna y apartaba su cabello rubio teñido de su rostro—. No digas que no hay nada que hacer. Sé cuanto la quieres así que entonces demuéstralo...

—Tú no la viste, su sonrisa era hermosa cuando leía un mensaje proveniente de su novio —incluso decir esa última palabra le secaba la boca, suspiró—, nunca la había visto sonreír de esa manera. Vine aquí con la intención de recuperarla, de que esta vez hubiera algo verdadero entre nosotros pero si ella es feliz no debo arruinar eso, no debo arruinar su felicidad.

—Pero, Matt...

—No pensé que esto pasaría así que me tomó por sorpresa, no pude conducir por el shock durante más de una hora pero ahora puedo pensar con un poco de claridad, la amo y no quiero arruinar su felicidad, no lo haré —finalizó con un nudo en la garganta, lo había pensado en todo el camino, había ensayado esas palabras para que Ely no se preocupara mucho por él, sabía que lo haría pero si era capaz de no romperse frente a ella entonces no sé preocuparía tanto.

La rubia suspiró profundo, negándose a creer o entender las palabras de Matt, lo único que creía era que él la amaba.

—¿Sólo así? —le preguntó—. ¿La dejarás ir así?

—Sí —le contestó, sin embargo no podía verla a los ojos.

Ely apretó sus manos formando delicados puños y sin decir nada más se marchó de la casa del modelo hecha una furia.

Jeanne. Ese nombre fue lo único que permanecía en su cabeza. Debía ir a conocerla en persona.

* * *

Matt abrió los ojos después de una horrible pesadilla en donde perdía al amor de su vida. Se giró sobre su cama para reconocer en la habitación en donde se encontraba, era la suya, estaba en su casa ¡mierda! no había sido una pesadilla, fue real.

Con sus ánimos arrastrando por el suelo de su habitación se arrastró hasta la ducha en donde intentó relajarse, después de todo era su primer día de clases en esa universidad, así que debía, por lo menos, fingir que estaba prefecto para tomar clases y conocer a nuevas personas.

Salió de la ducha sintiéndose un poco mejor, aja, y se vistió rápidamente para salir a la universidad, no era tarde pero aun así salió corriendo, no quiso desayunar así que seguramente pasaría a alguna tienda a comprar un café o algo caliente.

¿Jugamos a casarnos? (JASN Libro #2)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora