10.

3.2K 580 264
                                    

Advertencias: omegaverse steampunk distópico. Yoongi!Alfa x Hoseok!Omega. Drama, acción y angst. Cosas políticas y polémicas. 

Uno de los primeros síntomas de la desintoxicación era la comezón

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Uno de los primeros síntomas de la desintoxicación era la comezón. Hoseok recordaba muy bien esos días horribles en que se rascaba con fuerza, tanta fuerza, que llegó a hacerse daño. En especial en el dorso de sus manos, se rascaba sin descanso hasta el punto de que se sacó un poco de sangre. También se rascaba el cuello, las piernas y los brazos, y a veces, la cara. Lo peor para él, en ese entonces, no era rascarse: era que su piel se ponía roja y al mirarse al espejo se ponía a llorar.

Ya no era bonito.

Sehun sólo lo observaba en silencio cuando Hoseok, entre llantos, le rogó la inyección. Le suplicó que le diera la dosis de jechul.

—Lo... lo ne-necesito, Alfa —hipó, desesperado y prácticamente arrodillado, abrazando a Sehun por las piernas—, yo no... No pu-puedo...

—Podrás —aseguró Sehun con voz suave—, verás que es lo mejor, Seokie.

¿Lo mejor? ¿En qué cabeza cabía eso? En la de Hoseok, en aquel instante, no. Él sólo pensaba... Sólo pensaba que hizo algo mal para estar mereciendo ese castigo. Sehun lo debía estar castigando, sí, era la única explicación posible para su actuar, y no entendía por qué. Él... él hizo todo bien, era un buen omega: sonreía siempre, liberaba feromonas dulces, era bonito y fértil. Era muy fértil según los exámenes en la Clínica. Incluso Sehun lo había marcado ya, ¿por qué ahora le hacía eso?

Y no sólo eso, no sólo le quitó su dosis de jechul, sino que también le dijo que no debía ir al exterior así. En ese entonces, creyó que era porque debía estar avergonzado de él, que lo estaba castigando por lo que sea que hubiera hecho mal. Hoseok creía que iba a enloquecer a finales de la primera semana, pues se había acostumbrado a salir para hacer las compras de la despensa, a estar en las tardes en el hermoso jardín que tenía Sehun y él cuidaba con tanto esmero, a acompañar a su alfa al parque o a pasear a cualquier parte. Ahora le prohibió salir y Hoseok, entre los pensamientos catastróficos y esa incesante comezón, sólo trataba de pensar en qué se equivocó.

Trató por todos los medios lograr que Sehun cambiara de opinión. Le preparó sus platos de comida favoritos, limpió a fondo cada habitación de la casa, lavó y planchó sus camisas de manera impecable, trató de seducirlo cada noche para que lo tomara y así se le olvidara el enojo que debía tener contra él. Hizo de todo... Pero no obtuvo su dosis de jechul.

Luego, por supuesto, vinieron los pensamientos catastróficos. Ya no soy perfecto, se dijo ocho días después, mirando su reflejo en el espejo. Su cara estaba manchada en ronchas por la picazón, al igual que sus brazos y piernas, incluso la zona del cuello. Me va a abandonar. Va a enviarme a un prostíbulo o a una granja de cría, o peor... Va a enviarme a la Subterránea. Aquel pensamiento, por supuesto, sólo provocó que rompiera a llorar con más fuerza, e incluso consideró... Consideró el suicidio como única opción. Él prefería morir antes que ir a la Subterránea.

Inopia [YoonSeok]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora