2.

4.3K 802 523
                                    

Advertencias: omegaverse steampunk distópico. Yoongi!Alfa x Hoseok!Omega. Drama, acción y angst. Cosas políticas y polémicas.

Yoongi frunció el ceño antes de mirar a Seokjin otra vez

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Yoongi frunció el ceño antes de mirar a Seokjin otra vez. Su amigo alfa mantenía la vista frente al carruaje que se acercaba a lo lejos.

—¿Me puedes repetir el por qué estoy aquí contigo? —preguntó Yoongi.

—Porque somos amigos —replicó Jin, cruzándose de brazos—. Y porque quiero intimidarlo. Sé que debe saber cuál es su lugar, pero nunca está de más recordárselo.

El alfa más bajo resopló, mirando el carruaje detenerse en las afueras del edificio. Jin vivía en un departamento acomodado, en un buen barrio y con suficiente espacio para recibir a su futuro omega. Cuando le consultó si se mudaría a un lugar más espacioso por cachorros, Jin dijo que lo vería a finales de año, una vez tuviera a su omega preñado.

El Gobierno daba plazo de un año para que el alfa presentara una queja de que el omega no le satisfacía y solicitara un cambio. Si el omega estaba preñado, se le encerraba hasta dar a luz y saber si su cachorro sería omega o alfa. Luego, se le volvía a hacer un examen para ver sus aptitudes, pero el destino que le esperaba no era favorable de ninguna forma, con sólo dos posibilidades de reintegrarse a la sociedad: o lo hacía como omega de entretención, siendo mandado a un prostíbulo, o sirviendo como omega de cría, enviándose a las granjas a parir hasta que quedara inútil. Era imposible que fuera asignado a una nueva pareja alfa pues ya poseía una marca, y nadie quería omegas usados.

El cochero se bajó y abrió la puerta. Del interior se bajó un omega varón, de cabello café y desordenado, con la vista baja y vestido elegantemente. Detrás de él venía una mujer alfa, que le hizo un gesto, y ambos caminaron en dirección a ellos, aunque el omega venía unos pasos detrás.

Ambos se pusieron rectos.

—¿Kim Seokjin? —dijo la mujer, y Jin hizo un gesto—. Es un placer conocerlo, soy Madame Kang, la encargada de entregar los omegas correspondientes a sus alfas. Le presento a Jungkook.

Sin apellido, sin demasiado renombre, pues los omegas eran despojados de toda identidad.

—Jungkook —repitió Jin—. Levanta la vista.

El omega obedeció, sin expresión alguna. Tenía unos bonitos ojos, parecidos a los de un animalillo indefenso.

—Alfa —dijo con tono suave, haciendo una pequeña inclinación.

—¿Calificaciones? —Jin volvió su vista a la mujer, que sonrió con elegancia.

—Estuvo dentro de los cinco mejores omegas de su generación —dijo ella—, Jungkook tiene una bonita voz para cantar, sabe cocinar a la perfección y ordenar según se le solicite. Además, sus exámenes de fertilidad arrojan que todo se encuentra bien con su útero, por lo que debería quedar preñado pronto.

Inopia [YoonSeok]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora